Con la cara cubierta y en clases separadas: las nuevas normas que dificultan la educación de las afganas

Por: AFP

Política y conflictos
Con la cara cubierta y en clases separadas: las nuevas normas que dificultan la educación de las afganas
Foto: | Reuters

Las estudiantes afganas no podrán mezclarse con hombres en las aulas y deberán llevar una abaya negra y un niqab que les cubra el rostro, según un decreto publicado por el régimen talibán la víspera de la reapertura de las universidades privadas.

En contexto: durante el primer mandato del movimiento islamista (1996-2001), la prohibición de las clases mixtas impidió que casi todas las mujeres pudieran estudiar. Pero en los últimos años, antes del regreso al poder de los talibanes, las estudiantes afganas podían asistir a clases mixtas y a cursos impartidos por hombres.

Además, las mujeres matriculadas en estos establecimientos tendrán que salir de clase cinco minutos antes que los hombres y esperar en una sala hasta que estos últimos hayan dejado el edificio, precisa el decreto de los talibanes, fechado el sábado y publicado por el Ministerio de Enseñanza Superior.

Las universidades, por su parte, deberán «contratar a profesoras para las estudiantes» o intentar contratar a «profesores mayores» cuya moralidad haya sido probada, recoge el decreto.

Para acudir a clase en los centros privados, las mujeres deberán llevar una abaya, un largo velo que cubre todo el cuerpo, además del niqab, que cubre el rostro pero deja los ojos a la vista. En el anterior mandato de los talibanes era obligatorio el uso del burka, cuyo velo cubre completamente el cuerpo, de la cabeza a los pies, con una redecilla a la altura de los ojos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de The Objective (@theobjective_es)

La comunidad internacional espera expectante a ver qué trato dan los talibanes a los derechos de las mujeres tras su toma del poder el pasado 15 de agosto. Desde entonces, el movimiento islamista ha querido ofrecer la imagen de un talante más moderado.

Respecto al hecho de que las clases mixtas estén prohibidas, «será complicado desde un punto de vista práctico, no tenemos suficientes profesoras ni suficientes salas de clase para separar a las chicas» de los chicos, ha subrayado a AFP un profesor universitario que ha pedido el anonimato. «Pero el hecho de que permitan que las chicas vayan a la escuela y a la universidad es, en sí, un paso importante y positivo», opina.