Confinamiento, palabra del año 2020 para la FundéuRAE

Cultura

Confinamiento, palabra del año 2020 para la FundéuRAE
Foto: | EFE

Confinamiento es la palabra del año 2020 para la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE), promovida por la Agencia EFE y la Real Academia Española.

Por qué te lo contamos: son muchas las palabras que podrían definir 2020, pero hay una que nos ha afectado a todos por igual: confinamiento. Prácticamente todo el planeta ha estado confinado en algún momento, durante más o menos tiempo, a causa del coronavirus. Y esa es una circunstancia completamente excepcional en la actualidad. Porque pandemias ha habido más en los últimos años, el coronavirus es una familia de virus con características similares que ya existía y cuyo término era utilizado por la comunidad científica, e incluso el propio SARS-CoV-2 no nos ha afectado a todos de la misma manera. Pero, en medio de esta crisis sanitaria, si hay algo que nos ha igualado: el confinamiento.

La Real Academia Española, en su más reciente actualización del Diccionario de la lengua española (DLE) de noviembre del 2020, ha modificado la entrada de la voz confinamiento para ajustarla a la realidad que millones de personas en todo el mundo han vivido con motivo de la pandemia del SARS-CoV-2: «Aislamiento temporal y generalmente impuesto de una población, una persona o un grupo por razones de salud o de seguridad. El “Gobierno decretó un confinamiento de un mes”».

Asimismo, confinamiento es la mejor alternativa frente al anglicismo lockdown para designar la reclusión forzosa de la población en sus domicilios.

La ganadora ha sido elegida entre una lista de doce candidatas en la que se encontraban otras palabras que han marcado el año que termina. El listado de aspirantes a palabra del 2020 propuesto por la FundéuRAE incluía además coronavirus, infodemia, resiliencia, COVID-19, teletrabajo, conspiranoia, (un) tiktok, estatuafobia, pandemia, sanitarios y vacuna.

Esta es la octava ocasión en la que la FundéuRAE elige, de entre los más de 250 términos a los que ha dedicado algunas de sus recomendaciones diarias sobre el uso del idioma, su palabra del año. La primera de ellas fue escrache, en el 2013, y la siguieron selfi (2014), refugiado (2015), populismo (2016), aporofobia (2017), microplástico (2018) y los emojis (2019).