Corinna desvela que Juan Carlos I la usaba como testaferro

Economía y capital

Corinna desvela que Juan Carlos I la usaba como testaferro
Foto: Mark Von Holden

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, consultora afincada en Mónaco próxima a Juan Carlos I, ha afirmado en unas grabaciones realizadas en 2015 por el comisario José Manuel Villarejo, actualmente en prisión preventiva, que el rey emérito la utilizó como testaferro para ocultar patrimonio y propiedades en el extranjero y que contaba con cuentas en Suiza a nombre de su primo, Álvaro de Orleans y Borbón.

Según Corinna, la motivación de Juan Carlos I no habría sido de carácter personal sino fiscal: “No lo ha hecho porque me quiera mucho, sino porque resido en Mónaco”, tal y como han informado El Español y OK Diario, que han tenido acceso a las grabaciones. En Mónaco no existe obligación de hacer una declaración pública de patrimonio.

El encuentro entre Corinna y el comisario Villarejo, que se celebró en Londres en 2015, fue propiciado por el empresario Juan Villalonga, amigo personal de ambos. En esa reunión, Corinna explica que vive «una pesadilla enorme» porque el monarca español habría puesto parte de su patrimonio a su nombre que a raíz de su ruptura le estaría reclamando, según informa El Español.

Corinna explica que acceder a sus pretensiones supondría cometer un delito. «Me está poniendo una presión bárbara para que le devuelva esas cosas, pero si lo hago vulnero la ley y puedo ir a la cárcel», se escucha en la grabación.

En el foco de esas presiones, Corinna sitúa en varias ocasiones al Centro Nacional de Inteligencia (CNI). En concreto relata una presunta operación con mercenarios para acceder a su casa y robar documentación e implica de forma expresa al director del servicio secreto español, el general Felix Sanz Roldán.

Según la princesa alemana, en los oscuros negocios del rey emérito estaba también implicado el abogado Dante Canónica.

Corinna, empresaria, asesora de Alberto de Mónaco y «amiga entrañable» de Juan Carlos I, adquirió carácter público a raíz del accidente que el rey emérito sufrió en Botswana, en abril de 2012, cuando se encontraba con ella en una cacería.

Ciudadanos remite a la Justicia el caso

«La Justicia tiene que ser la que ofrezca una respuesta, y no los políticos, a esta cuestión, si es que hay una cuestión», ha dicho el diputado de Ciudadanos Toni Roldán ante el caso de las supuestas cuentas en Suiza del Rey Juan Carlos.

El parlamentario ha hecho hincapié en que en España «funcionan muy bien los jueces» y que la Justicia ha demostrado que «todos los españoles son iguales ante la ley», de manera que en este asunto «tendrá que hacer lo mismo».

Por su parte, el coordinador de Izquierda Unida y portavoz en el Congreso, Alberto Garzón, ha anunciado que solicitará las comparecencias del director del Centro  Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, para que explique las «supuestas amenazas que él mismo habría efectuado en el Hotel Connaught de Londres tanto sobre Corinna zu Sayn-Wittgenstein como de sus hijos, así como las dos supuestas operaciones de inteligencia que el CNI habría efectuado tanto en Londres como en Mónaco para sustraer a Sayn-Wittgenstein documentación comprometedora relativa a Juan Carlos I».

IU pedirá también las comparecencias de las ministras de Defensa, Margarita Robles, y de Hacienda, María Jesús Montero. Esta última, según Garzón, deberá explicar «las acciones que su ministerio va a emprender a la hora de investigar las posibles estructuras opacas al fisco creadas por Juan Carlos de Borbón, que incluirían tanto cuentas en Suiza a nombre de su primo Álvaro de Orleans, como la utilización de testaferros como Corinna zu Sayn-Wittgenstein a la hora de ocultar propiedades y patrimonio en el extranjero».