De Guindos dice que Bankia era el caso más problemático de la banca española

Economía y capital

De Guindos dice que Bankia era el caso más problemático de la banca española
Foto: Virginia Mayo

El exministro de Economía Luis de Guindos ha dicho en el juicio por la salida a bolsa de Bankia en julio de 2011, que esta entidad era «el caso más problemático del sistema bancario español», con una enorme exposición al sector inmobiliario y una de sus filiales, el Banco de Valencia, intervenida por el Estado. Además, ha dicho que el hecho de que la entidad publicara las cuentas de 2011 sin el preceptivo informe de auditoría es un «hecho inaudito», que «ponía aún más el foco de atención» sobre el banco.

De Guindos, actual vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), fue titular de Economía entre diciembre de 2012 y marzo de 2018, y ha declarado como testigo por videoconferencia desde Frankfurt a solicitud de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), sindicato de las antiguas cajas que ejerce la acusación popular, aunque se incorporó al Ministerio seis meses después de la ops.

A preguntas de la fiscal Carmen Launa, De Guindos ha explicado que «desde un primer momento» se reunió con el gobernador y el subgobernador del Banco de España –Luis María Linde y Fernando Restoy, respectivamente-, en relación con Bankia, que «a veces nos olvidamos, pero era el caso más problemático del sistema bancario español». En un momento en el que «España estaba a punto de ser rescatada, al borde del abismo», Bankia era una entidad sistémica, con una exposición enorme al sector inmobiliario y «enormes» necesidades de liquidez del BCE, con el agravante de que una de sus filiales, Banco de Valencia, había sido intervenida; todo ello eran «factores de alarma de la situación del sistema financiero».

El objetivo «número uno» del entonces ministro de Economía, ha asegurado, era evitar el colapso; el Estado tomó el control del 100% de la matriz de Bankia, Banco Financiero y de Ahorros el 9 de mayo de 2012, y procedió a la sustitución  de Rodrigo Rato, al frente de la entidad y al que la Fiscalía Anticorrupción acusa de estafar a los inversores, por José Ignacio Goirigolzarri.

Según ha relatado De Guindos, el Banco de España le hizo partícipe de la «situación de dificultad», agravada por un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), que señalaba a Bankia como «la entidad más grande y sistémica y la que más efectos negativos y contaminantes podía tener sobre el resto del sector».

Sobre Rato, De Guindos ha contado que se reunió con él, entonces presidente de Bankia, un día antes de que renunciara a su cargo, en un encuentro con sus tres competidores en el que no se habló de su dimisión sino de su plan de saneamiento, del que desconfiaron BBVA y Santander. «No hubo conclusiones, fue una exposición, después tomaron la palabra los otros banqueros y dieron su opinión», ha declarado. En todo caso, «ahí no se habló de cuestiones personales», en contra de lo declarado durante el juicio por Rato, quien aseveró que el expresidente del BBVA fue el primero en solicitar su salida del grupo financiero.

El decreto ley de reestructuración del sistema financiero aprobado en febrero de 2012 «podía no ser suficiente», ha aclarado el exministro del PP, dadas las grandes necesidades de capital que mostraban los bancos y cajas. El Gobierno había venido informando de que había un problema en la valoración de los créditos inmobiliarios, que en un primer momento afectó a los activos dudosos y luego, ya en mayo, también a activos que no estaban sujetos a morosidad.