Denis Mukwege y Nadia Murad ganan el Premio Nobel de la Paz 2018

Política y conflictos

El congoleño Denis Mukwege y la exesclava sexual del Estado Islámico Nadia Murad han sido galardonados este viernes con el Premio Nobel de la Paz por «sus esfuerzos para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra«.

Ginecólogo y víctima, respectivamente, Denis Mukwege y Nadia Murad encarnan una causa planetaria que supera el marco de los conflictos, como evidencia la ola mundial #MeToo desatada hace exactamente un año por unas revelaciones de prensa.

«Denis Mukwege y Nadia Murad arriesgaron ambos personalmente su vida luchando valientemente contra los crímenes de guerra y pidiendo justicia para las víctimas», ha indicado la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen. «Un mundo más pacífico solo se puede lograr si las mujeres, su seguridad y derechos fundamentales son reconocidos y preservados en tiempos de guerra».

Los nombres de Denis Mukwege, ginecólogo que trata de forma gratuita a mujeres violadas en República Democrática del Congo (RDC), y de la yazidí Nadia Murad, exesclava de los yihadistas del EI y activista, ya figuraban entre los favoritos al Nobel de la Paz de este año.

La revista estadounidense Time había incluido en esta misma lista al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y a Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña, entre otros. Aunque los nominados al galardón no se hacen públicos, hay expertos en los prestigiosos premios Nobel que anuncian sus predicciones, en base a las que la publicación estadounidense ha elaborado un catálogo de los posibles condecorados.

En el caso de Puigdemont, Time destacó que el político catalán se encuentra entre los más votados de la lista de apuestas de la compañía Ladbrokes por su papel en la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 por la independencia de Cataluña.»La figura insigne del referéndum de independencia extraoficial de Cataluña ha estado viviendo en el exilio en Bélgica desde que huyó del país para evitar el arresto de las autoridades españolas», ha explicado la revista.