Descubren la primera fuga activa de metano en los fondos marinos de la Antártida

Energía y medioambiente

Descubren la primera fuga activa de metano en los fondos marinos de la Antártida
Foto: Natacha Pisarenko| AP Photo

La primera fuga activa de metano en el fondo marino de la Antártida ha sido descubierta por científicos. El informe de la investigación, Riddles in the cold: Antarctic endemism and microbial succession impact methane cycling in the Southern Ocean, ha explicado que los microbios que normalmente consumen el potente gas de efecto invernadero antes de que llegue a la atmósfera, solo se habían encontrado en pequeñas cantidades después de cinco años, permitiendo que el gas se escapase a la superficie marina.

Por qué te lo contamos: este gas podría comenzar a filtrarse a medida que la crisis climática caliente la temperatura de los océanos, una perspectiva que, según los investigadores es «increíblemente preocupante». 

La filtración activa fue descubierta por primera vez en el 2011 y no fue hasta 2016 cuando comenzaron a estudiar en detalle la aparición del metano en la Antártida. «La demora (en el consumo de metano) es el hallazgo más importante», ha declarado el director de la investigación, Andrew Thurber, a The Guardian. «No son buenas noticias. Los microbios tardaron más de cinco años en comenzar a aparecer e incluso entonces todavía había metano escapando rápidamente del fondo marino», ha añadido el científico.

La liberación de metano de los depósitos submarinos congelados o de las regiones de permafrost es uno de los principales puntos de inflexión que han inquietado a los científicos, pues se produce cuando un impacto particular en el calentamiento global se hace imparable. «El ciclo del metano es absolutamente algo de lo que nosotros, como sociedad, debemos preocuparnos», ha señalado Thurber.

La profesora Jemma Wadham, de la Universidad de Bristol en Reino Unido, ha apuntado que creen «que es probable que haya una cantidad significativa de metano debajo de la capa de hielo». La investigadora, además, ha añadido que ahora «la gran pregunta es: ¿qué tan grande es el retraso (en los microbios consumidores de metano) en comparación con la velocidad a la que nuevas fugas de metano podrían potencialmente formarse en la estela del hielo en retirada?».

De momento no se sabe que ha causado la formación en este nuevo rezumadero. «Ese es un misterio para el que todavía no tenemos una respuesta», ha expresado Thurber. «Está en el lado de un volcán activo pero no parece que haya venido de ahí».

Aunque «la Antártida y su capa de hielo son enormes agujeros negros en nuestra comprensión del ciclo del metano de la Tierra, son lugares difíciles de trabajar». Al descubrirse esta fuga, los investigadores pueden tratar futuras investigaciones en lo relativo a la vida de este gas en el continente austral.