Detectado un gasto millonario irregular en la organización del funeral de Mandela

Mundo ethos

Detectado un gasto millonario irregular en la organización del funeral de Mandela
Foto: Rainer Jensen

La Defensora del Pueblo de Sudáfrica ha hecho público este lunes que ha detectado un gasto irregular de aproximadamente 300 millones de rands, unos 22 millones de dólares al cambio actual, y que estaban destinados a fines sociales, en la celebración del funeral del expresidente Nelson Mandela, en 2013.

«Millones de rands de los fondos públicos destinados a servicios y a desarrollo de infraestructuras sociales fueron usados para un funeral de Estado debido a la falta de un plan coordinado y en incumplimiento de la legislación», ha explicado este lunes la defensora del Pueblo, Busisiwe Mkhwebane, en una comparecencia donde ha informado sobre sus últimas investigaciones.

La defensora ha descubierto que «se sostienen» las alegaciones que había recibido su organismo respecto a que el gobierno provincial del Cabo Oriental, en el sureste y controlado por el Congreso Nacional Africano (CNA), derivó inadecuadamente unos 300 millones de rands. Como ejemplo, Mkhwebane ha afirmado que los costes en algunos productos como camisetas fueron inflados y no pudieron ser verificados porque algunos proveedores no estaban registrados y parecen haber aparecido «de la nada» en las bases de datos.

«A pesar de que hubo conversaciones preliminares y un plan a nivel nacional para el funeral del presidente Mandela, no se trasladó a una planificación adelantada y coordinada por parte de la provincia del Cabo Oriental, los Ayuntamientos y las entidades públicas que intervinieron», ha argumentado la defensora del Pueblo. No había, asimismo, un centro de operaciones ni un presupuesto bien hecho. «Esto fue principalmente la causa del derroche no autorizado e irregular», ha recalcado.

Las conclusiones de la investigación se han anunciado en la víspera del cuarto aniversario de la muerte de Mandela, Nobel de la Paz y primer presidente de Sudáfrica tras la caída del apartheid, que falleció el 5 de diciembre de 2013. Su entierro se celebró en el pueblo de Qunu, donde pasó su infancia, con la presencia de miles de personas y autoridades internacionales, informa Efe.