Detenidos 10 activistas de Greenpeace por subirse a Cibeles para reclamar «ciudades verdes»

Energía y medioambiente

Detenidos 10 activistas de Greenpeace por subirse a Cibeles para reclamar «ciudades verdes»
Foto: Greenpeace| Greenpeace

La Policía Nacional ha detenido a 10 activistas de la ONG Greenpeace que se han subido este sábado en la fuente de Cibeles con un árbol metido en una urna transparente y también han puesto una mascarilla a la estatua, según informan a Efe fuentes policiales.

Por qué te lo contamos: activistas de Greenpeace han colocado una mascarilla anti contaminación sobre el rostro de la estatua de la diosa Cibeles, justo delante del Ayuntamiento de Madrid, para reclamar «ciudades verdes, planeta sano» con motivo del Día Mundial del Medioambiente.

Este grupo de activistas se ha introducido dentro de la fuente sobre las siete y media de la mañana de este sábado y no han sido desalojados hasta las diez y media, según estas mismas fuentes.

Ocho de los activistas, pertrechados con trajes de neopreno, se subieron a la estatua de Cibeles para colocar una urna de metacrilato transparente que contenía una maceta con un árbol. También colocaron a Cibeles una mascarilla con un respirador para protestar por el estado medioambiental.

En cambio, dos de los integrantes del grupo se subieron a dos farolas próximas a la plaza con un cartel amarillo con el lema «Ciudad verde, planeta sano», coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente.

Agentes de policía se introdujeron en el interior del agua para arrestar a estas personas por los delitos de resistencia, desobediencia y desórdenes públicos.

«La mascarilla antipolución está simbólicamente conectada a una cápsula transparente con un árbol natural preservado, para recordar la necesidad de aumentar drásticamente la superficie de espacios verdes urbanos que protejan la salud de las personas en las ciudades, y mitiguen los riesgos de la crisis ambiental a la que se enfrenta el planeta», explican desde Greenpeace.

Según Greenpeace, las ciudades albergan actualmente al 55% de la población mundial, pero generan el 70% de las emisiones globales, y consumen dos tercios de los recursos y la energía del planeta. «Es por ello que las ciudades son fundamentales para frenar la emergencia climática y la pérdida de biodiversidad»