Detenidos tres jóvenes por la paliza mortal a Samuel

Por: The Objective

Sociedad
Detenidos tres jóvenes por la paliza mortal a Samuel
Foto: Maixa Rote| The Objective

La Policía Nacional ha detenido este martes a tres jóvenes de entre 20 y 25 años como presuntos autores de la paliza que acabó con la vida de Samuel Luiz, de 24 años, en la madrugada del pasado sábado en A Coruña, según ha informado la Policía Nacional.

En contexto: la víctima, vecina de Culleredo, trabajaba como auxiliar de enfermería en la Fundación Padre Rubinos. Samuel Luiz fue presuntamente agredido por varias personas. Cuando fue atendido por el 061 presentaba varios hematomas e importantes golpes en la cabeza que precisaron la intervención del personal sanitario durante dos horas para tratar de reanimarlo, aunque el fallecimiento se produjo finalmente en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña. Su entorno más cercano asegura que el ataque se dio porque era homosexual, y tras una discusión por un teléfono móvil.

«La investigación continúa abierta hasta el total esclarecimiento de los hechos. No se descartan más detenciones en próximas horas», ha publicado la Policía en su cuenta de Twitter.

Antes de estos arrestos, el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, explicaba en una entrevista en la Cadena Ser que 15 personas habían prestado declaración en relación con este suceso. Miñones ha asegurado además que la investigación policial sobre el crimen de Samuel el pasado sábado en A Coruña está ahora en «un momento clave».

«Esperamos cerrar la investigación con total garantía, es un momento clave de la investigación», ha subrayado José Miñones. Los primeros indicios recabados por los investigadores apuntan a que el móvil de la agresión que le provocó la muerte no fue homófobo, sino un malentendido con el uso del móvil.

Fuentes cercanas a la investigación explican a Efe que no se ha determinado aún quién fue el autor material del golpe que le causó la muerte al joven Samuel, pues la mala calidad de las imágenes grabadas por las cámaras próximas al lugar de los hechos dificulta la identificación del autor. De momento, la Policía no descarta ninguna hipótesis, pero en las pesquisas que ha llevado a cabo hasta ahora no aparecen indicios de delito de odio.