Detienen al policía de Mineápolis que asfixió a George Floyd con la rodilla

Mundo ethos

Detienen al policía de Mineápolis que asfixió a George Floyd con la rodilla
Foto: | Reuters

El agente de policía de Minneapolis Derek Chauvin, que aparece en un vídeo asfixiando con la rodilla al afroamericano George Floyd,  ha sido detenido este viernes, acusado de asesinato en tercer grado, según ha informado el comisionado de Seguridad Pública de Minesota, John Harrington.

Su detención ha llegado cuatro días después del asesinato, que ha desencadenado una ola de protestas contra los abusos de la policía hacia la comunidad negra en Estados Unidos. Los otros tres oficiales implicados están también bajo custodia policial, según han informado las autoridades de Minneapolis. De momento no ha trascendido de qué cargos se les acusa. Los tres, junto con Chauvin, ya habían sido despedidos de su puesto de trabajo.

El policía y su víctima habían trabajado juntos durante un año en la misma discoteca de Minneapolis, según informa el dueño de la misma y reporta el medio estadounidense Forbes. 

Miles de personas se han manifestado durante tres noche consecutivas, que han derivado en la quema de una estación de Policía, disturbios y saqueos. Cientos de tropas fueron desplegadas por la ciudad para hacer frente a los manifestantes, a los que Donald Trump ha calificado de «matones». Las tropas han utilizado gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a quienes saqueaban los negocios o quemaban infrastructuras. En medio del caos de las protestas, un equipo de la CNN fue detenido –y posteriormente puesto en libertad– mientras transmitía en directo para la televisión.

Floyd había sido detenido por –supuestamente– tratar de pagar en una tienda con un billete de 20 dólares falso y falleció después de que un oficial permaneciese arrodillado sobre su cuello durante más de cinco minutos. «La gente está enojada porque está frustrada, porque este no es el primer asesinato policial que han visto en el país», declaraba Al Sharpton, un destacado activista por los derechos de los negros a la cadena MSNBC. Sharpton también ha pedido, a través de su cuenta de twitter, justicia para los demás implicados.

«No puedo respirar», la frase que Floyd repitió hasta la muerte, se ha convertido, precisamente, en el grito de las protestas de los últimos días, que se han extendido más allá de Minneapolis, por otras partes del país.