El Cervantes ingresó 11 millones de euros por los exámenes para obtener la nacionalidad

Por: EFE

Cultura
El Cervantes ingresó 11 millones de euros por los exámenes para obtener la nacionalidad
Foto: | Wikimedia Commons

El Instituto Cervantes ingresó en 2019 un total de 11,14 millones de euros por las pruebas que deben superar los aspirantes a la nacionalidad española por residencia en España o por su origen sefardí, según las cuentas anuales publicadas en el Boletín Oficial del Estado.

Por qué es importante: en su conjunto, el Cervantes logró en 2019 un beneficio de 10.861.177,42 euros (lo que supuso un incremento del 57,33% respecto al ejercicio anterior) gracias a la certificación y los cursos de español, con lo que el nivel de autofinanciación superó el 45%.


Según ha informado este martes el Instituto Cervantes, los ingresos propios que consiguió en 2019 por su actividad docente, certificadora y cultural superaron los 55,28 millones de euros, lo que equivale a una autofinanciación de más del 45%. El resto de los ingresos (un 54% del total) los obtuvo a través de las transferencias de la Administración General del Estado.

Durante ese ejercicio se realizaron diez convocatorias de las pruebas CCSE (sobre conocimientos constitucionales y socioculturales de España, que el Cervantes administra desde 2015), que supusieron unos ingresos de 11,14 millones de euros, a los que hay que restar los 3,2 millones que el Instituto liquidó a los centros de examen.

Las pruebas de certificación supusieron en total un aumento de ingresos del 47,37% frente a 2018. Además de las pruebas CCSE, los exámenes son los del Diploma oficial de Español (DELE) y el Servicio Internacional de Español como Lengua Extranjera (SIELE).

En cuanto a los cursos de español que impartió en 2019 tanto en sus centros como a través de internet, los ingresos que el Instituto percibió por matrículas crecieron un 4,47% con respecto al ejercicio anterior

Por lo que respecta a su plantilla, la institución contaba a 31 de diciembre de 2019 con un total de 938 empleados, de los que 219 trabajaban en las sedes centrales de España (Madrid y Alcalá de Henares) y 719 lo hacían en los centros y Aulas Cervantes distribuidos por todo el mundo. La mayoría de la plantilla es femenina, con un total de 606 mujeres frente a 332 varones.