El FMI insta al G20 a mantener el gasto público ante la crisis del coronavirus

Por: AFP

Economía y capital
El FMI insta al G20 a mantener el gasto público ante la crisis del coronavirus
Foto: NICHOLAS KAMM| AFP

La crisis provocada por la pandemia del coronavirus va a requerir mantener el gasto público para estimular la economía, ha dicho este jueves la jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, a pocos días de la reunión virtual del G20 que se celebrará en Arabia Saudí. Georgieva ha trazado una línea de prioridades entre las que ha incluido mantener —y, si es necesario, extender— las medidas de protección social, seguir con el gasto público para impulsar la economía y aprovechar la oportunidad de construir un mundo más «justo» y «verde».

Cómo te afecta:  la COVID-19 ha provocado una contracción de la economía inédita en tiempos de paz y una segunda ola de contagios la agravaría aún más. En sus previsiones, el propio FMI espera que la economía global caiga un 4,9% este año, un 12,8% en España. El G20, el club de los países más desarrollados del planeta y los principales en vías de desarrollo, se reúne en un momento de gran incertidumbre en el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que la pandemia sigue avanzando y ha dejado más de 580.000 muertos.

«Tenemos una oportunidad de esas que se dan una vez en un siglo de construir mejor: un mundo más justo y más equitativo, más verde y sostenible, más inteligente y, sobre todo, más resiliente», ha enfatizado Georgieva. «Todavía no estamos fuera de peligro. Una segunda ola global de la enfermedad podría provocar más perturbaciones en la actividad económica», ha insistido.

La directora gerente del FMI ha admitido que los crecientes e imponentes niveles que alcanza la deuda son «una preocupación seria», pero ha advertido que, en este momento de la crisis, el coste de una retirada prematura es mayor que si se mantiene el apoyo hasta que sea necesario. En un momento en que muchos países han iniciado una reapertura, Georgieva ha reconocido que el mundo está «en una nueva fase de la crisis» que va a requerir más agilidad de las políticas para asegurar una recuperación que sea duradera y compartida.