El olor del sudor: los científicos resuelven el misterio detrás del aroma corporal

Sociedad

El olor del sudor: los científicos resuelven el misterio detrás del aroma corporal
Foto: Josh Herrington| Unsplash

Un grupo de investigadores de la Universidad de York (Reino Unido) ha identificado la enzima asociada al olor corporal en la axila. Este estudio demuestra cómo determinadas bacterias pueden evolucionar un tipo de enzima que produce el olor corporal.

Lo más importante: el estudio explica que el origen del olor a sudor en las axilas es originado por una enzima particular en cierto microbio que se ubica en la axila humana. Los científicos creen que esta investigación podría mejorar la eficacia y la durabilidad de los desodorantes.

Un grupo de científicos de la Universidad de York en colaboración con científicos de la multinacional Unilever han descubierto que existe una «enzima única» que se encuentra en uno de los tipos de bacterias de la axila (Staphylococcus hominis) y que es la responsable de su olor. 

Los científicos obtuvieron los resultados a raíz de la transferencia de esta enzima a un miembro de la comunidad de bacterias de las axilas no responsables del olor corporal y descubrieron que también generaba malos olores. Las bacterias producen los humos fétidos cuando consumen un compuesto inodoro llamado Cys-Gly-3M3SH, que es liberado por las glándulas sudoríparas en la axila. 

La coautora del estudio y doctora de la Universidad de York, Michelle Rudden, asegura que esta investigación es «un paso clave para entender cómo funciona el olor corporal y permitirá el desarrollo de inhibidores que impedirán la producción de este olor sin alterar el microbioma de las axilas». Rudden afirma que el estudio permite determinar con precisión los avances moleculares en ciertas bacterias que provocan las moléculas olorosas.

Los investigadores también han determinado que este microbio causante del olor, el Staphylococcus hominis , ha estado presente en el cuerpo humano desde antes de la aparición del homo sapiens como especie. Esto sugiere que el olor corporal habría existido desde antes de la evolución del ser humano moderno y que podría haber tenido un papel importante en la comunicación entre las especies humanas anteriores.

El estudio se ha publicado en la revista Scientific Reports del grupo Nature y complementa las investigaciones recogidas en estudios anteriores sobre las bacterias en la axila que provocan el olor corporal.