El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a Turquía por detener a periodistas

Política y conflictos

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a Turquía por detener a periodistas
Foto: Emrah Gurel| AP

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha condenado este martes a Turquía por haber puesto a periodistas de un diario de oposición en prisión preventiva en 2016 bajo la sospecha de que hacían «propaganda» para organizaciones «terroristas».

En contexto: en el año 2016 Turquía ordenó la detención de 35 trabajadores de medios de comunicación, entre ellos periodistas, al tiempo que ha cerró un canal de televisión prokurdo de noticias Özgür Gün. Un fiscal de Estambul determinó la detención de los empleados de medios de comunicación, acusados de estar vinculados al movimiento del clérigo Fethullah Gülen, a quien Ankara acusó del golpe de Estado frustrado contra el presidente Recep Tayyip Erdogan del 15 de julio de ese año.

Estas detenciones constituyen una «injerencia en el ejercicio de su derecho a la libertad de expresión», ha declarado la corte de Estrasburgo en su fallo, después de que diez periodistas del rotativo de oposición Cumhuriyet acudieran a ella.

Su detención y puesta en prisión preventiva, unos meses después del fallido golpe de Estado de julio de 2016 contra el presidente Recep Tayyip Erdogan, fueron motivadas por «la línea editorial del diario Cumhuriyet en sus artículos y en las redes sociales, en los que criticaban ciertas políticas gubernamentales», ha afirmado el tribunal en un comunicado. Para justificar su detención, la justicia turca dictaminó en su momento que había fuertes sospechas de que los periodistas hacían «publicidad» y «propaganda» para «organizaciones terroristas». Uno de los solicitantes fue puesto en prisión preventiva en noviembre de 2016 y no fue liberado hasta abril de 2018.

Turquía tendrá que pagar 16.000 euros (unos 19.000 dólares) por daños morales a cada uno de los periodistas. Además Amnistía Internacional en el año 2017 denunció las condiciones a las que estaban expuestos los periodistas detenidos bajo el estado de emergencia: la privación de acceso a un abogado durante días, largos períodos de detención preventiva y cargos sin pruebas evidentes de que se haya cometido un delito. Turquía figura en el puesto 151 de 180 países en el índice de libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras (RSF).