El virus del Nilo se cobra dos víctimas en Andalucía

Sociedad

El virus del Nilo se cobra dos víctimas en Andalucía
Foto: Pepo Herrera| EFE

Un vecino de La Puebla del Río (Sevilla) de 77 años se ha convertido en la primera víctima mortal del virus del Nilo en la provincia de Sevilla, según han confirmado a Efe de fuentes cercanas a la familia. El fallecido se encontraba ingresado desde hacía varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Pocas horas después se ha confirmado la muerte de una segunda víctima, una mujer de 85 años de Sevilla.

Por qué te lo contamos: el virus del Nilo Occidental es una enfermedad que se transmite a las personas por la picadura de mosquitos y que también puede afectar a pájaros, caballos y otros mamíferos. El mayor brote de virus del Nilo que se ha registrado en Andalucía ha afectado ya a 38 personas de Coria del Río y La Puebla del Río (Sevilla), de las que ahora 32 están hospitalizadas, seis de ellas en la UCI, según los últimos datos aportados por la consejería de Salud. En todos los casos se trata de pacientes con meningoencefalitis con más o menos gravedad.

El número de muestras positivas a fiebre del Nilo es de 25, y el número de casos confirmados de seis, mientras que los pacientes ingresados en centros hospitalarios son 23, de los cuales siete permanecen en UCI.

Este brote de virus del Nilo es el mayor que se ha registrado en Andalucía, lo que se atribuye al aumento en un 30% de los mosquitos que hay en los humedales del Parque Nacional de Doñana y del río Guadalquivir cercanos a La Puebla y Coria del Río, las poblaciones de las que son los afectados.

La Junta ha detectado durante el mes de agosto cuatro casos de fiebre del Nilo en caballos, dos en la provincia de Huelva, uno en Jerez de la Frontera (Cádiz) y otro en Dos Hermanas (Sevilla), y hay dos nuevos casos sospechosos, uno en Utrera (Sevilla) y otro en la provincia onubense.

En torno al 80% de las personas infectadas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), no experimentan síntomas, mientras que el 20% restante sí manifiesta sintomatología y en su diagnóstico más grave da lugar a encefalitis o meningitis, que pueden llevar a daño cerebral y la muerte. Un 1% de los afectados son los que padecen estos problemas más graves, y de ellos la mortalidad afecta al 10%, según la consejería.