Laura Fàbregas

Amaia y Alfred y el "orgullo" de representar a España

Este sábado se celebra Eurovisión y no son pocos los medios de comunicación que están intentando, de forma descarada, sacar alguna frase antipatriótica del dúo formado por Amaia y Alfred que representa a España en el certamen europeo.

Opinión Actualizado:

Amaia y Alfred y el "orgullo" de representar a España
Foto: Armando Franca
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Este sábado se celebra Eurovisión y no son pocos los medios de comunicación que están intentando, de forma descarada, sacar alguna frase antipatriótica del dúo formado por Amaia y Alfred que representa a España en el certamen europeo.

En el pasado he criticado la poca coherencia y compromiso con las propias ideas que demuestran algunos de estos triunfitos, que lo quieren todo sin renunciar a nada. He puesto el ejemplo de Joan Manuel Serrat, que rechazó ir a Eurovisión porque no le dejaban cantar en catalán. Estos alumnos de la Academia de canto más célebre del país, sin embargo, se prestan a ser productos comerciales, pero luego les remuerde la consciencia y tienen necesidad de sacar su alma rebelde. Una rebeldía podemita, es decir, de gestos. Nunca acompañada de una conducta acorde para cambiar realmente las cosas.

Esa rebeldía, que empieza y termina en la vacuidad de la queja, se evidenciaba en una entrevista en El Mundo de este viernes. Alfred comentaba —después de otra pregunta con trampa— que estaría bien poder cantar en catalán, euskera o aranés en Eurovisión. Algo que comparto. Pero, ¿por qué no lo comentó cuando estaba dentro de la Academia y todavía no habían escrito las canciones candidatas a Eurovisión? Se podría haber abierto un debate sobre la falta de representación de las lenguas cooficiales en estos certámenes. Sin duda, hubiera sido mucho más efectivo que el actual lamento.

Más allá de eso. Creo que son muy válidos para ejercer de embajadores patrios porque han sido los mejores de Operación Triunfo. Y en el certamen se mide el talento —o el esperpento—, no el sentimiento nacional. El otro día, en las mañanas de Televisión Española, la periodista Isabel San Sebastián forzaba sus preguntas para obligar a Amaia y Alfred a significarse sobre si sentían o no “orgullo” por representar España en Eurovisión. Amaia, que es lista aunque no lo parezca, respondió que sí, sin perder la sonrisa. La navarra dijo que se sentían orgullosos, pero matizó que hay muchas formas de querer a un país. Dejando entrever que no le van a imponer ninguna desde el centralismo madrileño.

Ahora estaría bien que, además de poner su voz, pusieran su voto.

Más de este autor

La Diada de los «oprimidos»

«Cuando escribo estas líneas todavía no sé cuántos catalanes se verán abocados a salir a la calle creyendo que la opresión del Estado es peor que el virus. Pero me temo que después de años de borrachera, llega la resaca»

Opinión

Diez blanquitos

«Cuando la ofensa se convierte en el argumento central para avalar el revisionismo o advertir sobre una obra (ya sea artística o científica) siempre encontraremos afectados y motivos razonables para realizarlo»

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Labordeta

«En las encuestas sobre popularidad medidas a ojo de con quién se irían de cañas los españoles ganaba Labordeta una y otra vez»

Opinión

Jordi Bernal

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión