José Carlos Rodríguez

Ciencia contra religión

El ecologismo es una religión deshumanizada y peligrosa. Su sustento es la teoría Gaia: el geoteísmo. La consideración de la Tierra como un ser viviente, que tiene conciencia propia. El ecologismo nos ha traído a los inicios del hombre, cuando sacralizaba al río, a la lluvia, a los astros, al fuego. Esas ideas se sustituyeron por el monoteísmo, la concepción de un Dios creador que dio vida a los hombres y lugar para desarrollarla, y ahora este geoteísmo nos lleva a adorar de nuevo a la naturaleza.

Opinión

Ciencia contra religión
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

El ecologismo es una religión deshumanizada y peligrosa. Su sustento es la teoría Gaia: el geoteísmo. La consideración de la Tierra como un ser viviente, que tiene conciencia propia. El ecologismo nos ha traído a los inicios del hombre, cuando sacralizaba al río, a la lluvia, a los astros, al fuego. Esas ideas se sustituyeron por el monoteísmo, la concepción de un Dios creador que dio vida a los hombres y lugar para desarrollarla, y ahora este geoteísmo nos lleva a adorar de nuevo a la naturaleza.

Según la teoría de Gaia, hay una lucha entre la conciencia del hombre, su egoísmo, su creatividad y tecnología, y la conciencia de la Tierra. Greenpeace explica, en su panfleto El paraíso perdido que necesitamos “una profunda conciencia ecológica” y “romper con la tradición científica que hasta ahora ha dominado y dado forma a nuestra relación con la Tierra”. Y eso es, precisamente, lo que ha hecho Greenpeace desde el principio: romper con la tradición científica.

Pero, como dejó claro el caso del marxismo, se puede imponer una ideología genuinamente anticientífica si se reviste precisamente de ciencia. Greenpeace, epítome del ecologismo, viste de ciencia su cruzada contra el conocimiento contrastado y ordenado y sus aplicaciones prácticas. Por eso, declaraciones como la de un centenar de científicos han firmado contra su postura contraria a los transgénicos, le hacen daño. Porque la desnudan y dejan en cueros su odio irracional contra la obra del hombre.

La lucha contra los transgénicos es estratégica para el ecologismo. Es una religión que somete a la humanidad al sacrificio; un sacrificio masivo desde la constatación de que sobra una parte muy importante de quienes poblamos la Tierra. El arroz dorado podría salvar a millones de vidas y contribuir a expandir nuestra presencia en este punto azul del infinito, y Greenpeace hará lo que esté en su mano para evitarlo. Los científicos han acusado a la organización de liderar “un crimen contra la humanidad”. Como diría Talleyrand, “es peor que un crimen; es un error”.

Más de este autor

Unos ilusos fiscales

«Allí los guatemaltecos se preguntan cuánto me va a costar la generosidad de los políticos con mi dinero. Aquí, una mayoría de los incautos españoles nos preguntaríamos cuánto me va a tocar de ese gasto público»

Opinión

Por qué aborrecemos a Donald Trump

«No es por su ambición desmedida, ni por que nos quiera dar lecciones, ni por su actitud machista, cualidades que admiramos en Pablo Iglesias, o al menos le perdonamos»

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión

Jorge San Miguel

Mi vecino de abajo

«El rock progresivo es una cosa de tíos. De chicos blancos de la pequeña clase media suburbana de mediados del S. XX. Un mundo que se va, que se ha ido»

Opinión

Antonio García Maldonado

La madre de Obama

«Ella no llegó a verlo de presidente, ya que murió en 1995, pero no hay duda de que Obama jamás lo habría sido sin el concurso tenaz de una madre que –se intuye– tuvo algo de juguete roto de una época»

Opinión