Gregorio Luri

Diccionario mínimo para entender el presente

«Cultura: Imposición alienante de un montón de hombres blancos muertos»

Opinión

Diccionario mínimo para entender el presente
Foto: Steven Senne| AP
Gregorio Luri

Gregorio Luri

Cuantos más años tengo, más resumo mi tarjeta de visitas. He elegido mi epitafio: “No se fue de ningún sitio sin pagar".

Arrodillarse: El lujo moral de la incultura militante; el narcisismo culpable como última figura del esnobismo; el no va más de la buena conciencia; la fruición de la culpa como virtud. “La buena noticia es que los niños ricos se aburren de sus juguetes hechos a medida” (Dris Ghali).

Barbarie: “Mejor la barbarie que el tedio”, dice el iconoclasta.

Buena fe: Es lo que nos permite despreciar desvergonzadamente la lógica.

Caos: El orden del aburrido.

Causa pura: La razón que permite a alguien que ha cursado la ESO convertirse en juez de la historia.

Cinismo: La claridad moral que proporciona la causa pura.

Cultura: Imposición alienante de un montón de hombres blancos muertos.

Derecho: Lo que se me debe.

Derechos individuales: En las Constituyentes de 1869, Sagasta le contó esta historia a Castelar: “¡Tratábase, señores Diputados, de uno de esos monstruos que de vez en cuando aborta la naturaleza para horror de la humanidad. Tratábase de un criminal horrible; tratábase de un hombre que ¡había matado a su padre y a su madre! Llegó el día de la vista de la causa, y hecha la acusación y concluida la defensa, el presidente del tribunal se dirigió a aquel miserable, a aquel repugnante criminal que ocupaba a la sazón el banco de los acusados, para preguntarle si tenía algo que advertir; y este monstruo de la naturaleza, en tono compungido y con voz lacrimosa, se levantó y dijo: No, señor presidente, como no sea pedir la conmiseración de los señores jueces para este pobre desvalido y desgraciado huérfano…” Hoy culparíamos a Sagasta de insensibilidad ante el dolor de un acusado que, si es pobre, no puede ser sino inocente.

Esclavismo: Hay un esclavismo de la buena conciencia que permite renunciar a la libertad en nombre de la igualdad de los míos.

Entusiasmo: Tened cuidado con las causas que se consideran puras, porque se ganan inmediatamente el entusiasmo del fanático.

Exclusión: Si alguien se presenta como excluido, la razón victimológica lo proclama como su igual.

Fascismo: Cuando Ernest Hemingway vino a España para hacer una serie de reportajes sobre la guerra, fue a visitar a Edward Knoblaugh para solicitar su ayuda, ya que desconocía por completo la lengua y las costumbres del país. “¿Qué puede usted decirme -le preguntó mientras sacaba un cuaderno y un lápiz- respecto a las noticias que hemos recibido de ‘paseo’ a derechistas?” Knoblaugh le contestó que, desgraciadamente, se estaban cometiendo excesos. “¿Me lo dice usted porque lo sabe a ciencia cierta o porque se lo ha contado alguien?” Knoblaugh comenzó a describirle lo que había visto con sus propios ojos en las afueras de Madrid. “¡No lo creo! -exclamó Hemingway- ¡Nada ni nadie me harán creer semejante cosa! ¡Usted debe de ser fascista!”

Historia: El proyecto de situar al pasado a la altura de mi estatura moral, que es la de mi razón victimológica.

Libertad de opinión: En una ocasión, Marat defendió que, para tener tranquilidad, hacía falta que cayeran 270.000 cabezas. Al ver que había quien se escandalizaba, añadió: “¡Pues sí, esa es mi opinión! Es una atrocidad que estas gentes hablen de libertad de opinión y no quieran permitirme las mías”.

Mal: Es lo que oculta mi predisposición al escándalo.

Objetividad: “La objetividad en televisión es 10 minutos para los judíos, 10 minutos para Hitler” (Godard).

Opinión: Es importante tener a favor tu conciencia, pero más importante aún poner de tu lado a la opinión pública.

Pensamiento: “Las personas exigen la libertad de expresión como compensación por la libertad de pensamiento que casi nunca usan” (Søren A. Kierkegaard).

Poder: “No creas que ya eres bueno por el mero hecho de no tener poder” (Carl Schmitt).

Puer robustus: Es el niño consentido que busca experimentar emociones fuertes jugando con dinamita.

Más de este autor

El futuro de la arrogancia

Nos quedaba una lección política pendiente, la tercera. Se trata de la más elemental: El desánimo suele ser el futuro de la arrogancia

Opinión

El miedo, una pasión contemporánea

«La escuela está educando a las nuevas generaciones en el recelo al futuro. Antes se iba a la escuela para tener un porvenir. Ahora se va para temerlo»»»

Opinión

Más en El Subjetivo