Pilar Cernuda

Don Juan Carlos debe regresar

«Es el mejor servicio que  puede hacer a una España  ahora descuadernada por un gobierno de coalición que impone iniciativas que rozan la inconstitucionalidad o caen directamente en ella»

Opinión

Don Juan Carlos debe regresar
Foto: Abraham Caro Marin| AP
Pilar Cernuda

Pilar Cernuda

Periodista, vivió la Transición desde el ruedo, no la barrera, y su escepticismo respecto a la clase política actual –con excepciones- es inconmensurable. Y se le nota.

Se fue hace tres meses y, aunque sus detractores le consideran exiliado, en la carta que escribió a su hijo decía claramente que se trataba de un traslado, en ningún caso un viaje sin retorno. Traslado obligado por el gobierno, no hay que olvidarlo;  la vicepresidenta Carmen Calvo así se lo comunicó al Jefe de la Casa de S.M. el Rey. Y ya se sabe que el Rey, en una monarquía parlamentaria, reina pero no gobierna, y debe cumplir lo que decida el gobierno.

Se cumplen 45 años de la proclamación de quien pasará a la historia como uno de los grandes  reyes de España. Estos días se ha recordado su trayectoria, su heroicidad en convertir España en una democracia después de 40 años de dictadura, en muy breve espacio de tiempo y contando con dirigentes políticos de todas las ideologías, parte de ellos perseguidos durante el franquismo. Promovió la  Constitución a pesar de que derogaba las competencias que tenía desde el instante mismo de su proclamación, y puso el nombre de España en lo más alto del escenario internacional, aparte de que, dentro,  consiguió que los españoles recuperaran el orgullo de serlo.

Falló en su vida privada  y también existen aspectos oscuros sobre sus dineros, con noticias en las que se mezclan hechos ciertos con mentiras descomunales,  promovidas por quienes  pretenden utilizar sus errores y sus malas decisiones para descabalgar la monarquía.

Su situación en Abu Dhabi no es la mejor aunque se pone el acento en que es huésped privilegiado del emir, amigo desde hace años. Vive efectivamente en un hotel de lujo, pero la práctica totalidad del día lo pasa en el hospital donde ha sido nuevamente operado, con ejercicios de rehabilitación mañana y tarde. Apenas recibe visitas, aunque sí innumerables llamadas.

Su lugar está en España, a donde debería regresar y responder ante los fiscales que investigan sus cuentas. Solo él puede aclarar qué es cierto y qué es falso o inexacto en lo que se está publicando. Debe regresar para  proteger la institución a la que ha dedicado su vida, la Corona, y para defenderse a sí mismo y a su familia. Es el mejor servicio que  puede hacer a una España  ahora descuadernada por un gobierno de coalición que impone iniciativas que rozan la inconstitucionalidad o caen directamente en ella, incapaz  de luchar con éxito contra una pandemia mortal  y elaborar  unos presupuestos que nos salven de la quiebra,  el paro desmedido y una deuda y un déficit insostenibles. Con un partido en el que gobierno que, desprestigiando al Rey Juan Carlos, pretende  la abolición de la monarquía.

Más de este autor

Las siete plagas

«Hay que cruzar los dedos para que no nos alcance el agua ensangrentada o la plaga de langosta que arrasó los campos»

Opinión

Un año para olvidar

«Como se ha repetido hasta la saciedad en los últimos meses, en el peor momento de nuestra historia democrática contamos con el peor gobierno»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge San Miguel

Lo que hay que tener

«Me pregunto si las civilizaciones pueden sobrevivir a sus mitos de progreso, a la voluntad de conquista y a la idea de que no sólo se alzan sobre abstracciones sino sobre personas que tienen lo que hay que tener»

Opinión