Jordi Bernal

El fracaso de los lumbreras

"Rivera no tiene excusa. Mientras escribo estas líneas urgentes todavía no ha dimitido, aunque previa reunión ejecutiva la renuncia podría llegar en los próximos días"

Opinión

El fracaso de los lumbreras
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Unas elecciones que han servido para muy poco. Tal vez han demostrado, aparte de que las barbas gustan al electorado, la iniquidad o la incompetencia de ciertos asesores y lumbreras de la comunicación política. Lo han vivido en propias carnes Pedro Sánchez y Albert Rivera. El primero pierde tres escaños tras el empecinamiento en encerrarse con el solo juguete de las nuevas elecciones. La jugada le ha salido mal, aunque podría haber sido peor.

En cambio, Rivera no tiene excusa. Mientras escribo estas líneas urgentes todavía no ha dimitido, aunque previa reunión ejecutiva la renuncia podría llegar en los próximos días. Debería hacerlo, pero no sé por qué me inclino a pensar que buscará una vez más el apoyo y aplauso de los incondicionales serviles. Al fin y al cabo, todo político está acostumbrado a mentir sobre sus verdaderas intenciones, que no son otras que adorar el poder por encima de todas las cosas.

No sé quién le metió a Rivera en la cabeza que se presentara como el nuevo salvador de la derecha, pero fue una malísima idea. Como es bien sabido, en política la marca blanca nunca satisface al electoral si por el mismo precio puede escoger el producto genuino. El conservadurismo está bien cubierto por los populares, así como el nacionalismo español (la banderola airada y el agrio rictus legionario) tiene en el lodazal de Vox su hábitat idóneo. Puede que si Rivera y su grupo asesor le hubieran hecho caso al experimentado Manuel Valls, ahora no se encontrarían en una tesitura tan malhadada.

Abriendo el objetivo de la cámara, la escena política adquiere unos perfiles grotescos: el ascenso desmedido del populismo derechón, la subida de las huestes postetarras y la entrada impresentable de las CUP. Queda la alegre representación de un Teruel exigiendo su existencia. Que no decaiga la fiesta.

Más de este autor

El mal menor, dicen

«Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

Opinión

Sin complejos

«Digo yo que tipos que necesitan exhibirse con el puro en plan Terminator o improvisan una secuencia de Rambo/Torrente en un campo de tiro algunas carencias de autoestima arrastrarán»

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Women writers, a literary subcategory

«Although I understand that the campaign is meant to counter centuries of invisibility, at bottom it seems to me that the lesbian executive that Kristin Scott Thomas plays is right: literature written by women becomes a subsection, a subcategory of literature»

Opinión