Gregorio Luri

El último resistente

«Sospecho que el duque de Edimburgo representaba al último resistente, al último miembro de una familia real empeñado en resistir la mirada del escultor»

Opinión

El último resistente
Foto: Mike Parsson| Reuters
Gregorio Luri

Gregorio Luri

Cuantos más años tengo, más resumo mi tarjeta de visitas. He elegido mi epitafio: “No se fue de ningún sitio sin pagar".

Las modernas monarquías democráticas son mitos constructivos que algunos pueblos eligen darse a sí mismos. Ahí radica –para mí– su superioridad: no se engañan sobre lo que son.

El riesgo que corren es evidente: a ninguna estatua le gusta ver el rostro del escultor que la forjó. Estas monarquías llevan la corona con la levedad del interinaje. Ser rey en una poliarquía es ser soberano sentimental, que no es poca cosa, pero tampoco es ser propietario definitivo. El paradójico propietario definitivo de la corona es el pueblo.

Sospecho que el duque de Edimburgo representaba al último resistente, al último miembro de una familia real empeñado en resistir la mirada del escultor. Y por eso se lo apreciaba. Con su actitud contribuía a mantener vivo el mito de su consorte y a que el pueblo británico decidiera llevar con discreción sus derechos de propiedad sobre sí mismo.

 

Más de este autor

Asignaturas y disciplinas

«Se quiera o no se quiera aceptar, la misión de la escuela no consiste en llevar el mundo real a las aulas, sino en acelerar la adquisición de conocimientos del alumno en un ambiente artificial»

Opinión

Más en El Subjetivo

Nicolás Sesma

Un escaparate en Chueca

«Hará unos veinte años, en uno de los primeros paseos recién llegado a Madrid, un escaparate, cerca de la plaza de Chueca, llamó mi atención. Era una agencia de viajes que se anunciaba como ‘Gay friendly’»

Opinión