Gregorio Luri

El último resistente

«Sospecho que el duque de Edimburgo representaba al último resistente, al último miembro de una familia real empeñado en resistir la mirada del escultor»

Opinión

El último resistente
Foto: Mike Parsson| Reuters
Gregorio Luri

Gregorio Luri

Cuantos más años tengo, más resumo mi tarjeta de visitas. He elegido mi epitafio: “No se fue de ningún sitio sin pagar".

Las modernas monarquías democráticas son mitos constructivos que algunos pueblos eligen darse a sí mismos. Ahí radica –para mí– su superioridad: no se engañan sobre lo que son.

El riesgo que corren es evidente: a ninguna estatua le gusta ver el rostro del escultor que la forjó. Estas monarquías llevan la corona con la levedad del interinaje. Ser rey en una poliarquía es ser soberano sentimental, que no es poca cosa, pero tampoco es ser propietario definitivo. El paradójico propietario definitivo de la corona es el pueblo.

Sospecho que el duque de Edimburgo representaba al último resistente, al último miembro de una familia real empeñado en resistir la mirada del escultor. Y por eso se lo apreciaba. Con su actitud contribuía a mantener vivo el mito de su consorte y a que el pueblo británico decidiera llevar con discreción sus derechos de propiedad sobre sí mismo.

 

Más de este autor

El landismo dramático

«Ser un ser sexuado está muy bien. Pero ir de ser ser sexuado las 24 horas del día, es una monótona pesadez. Es hacer del landismo una forma de vida»

Opinión

La IV guerra mundial

«La historia es siempre mucho más compleja que los esquemas que elaboramos para explicarla y, sobre todo, para predecirla. El espejo de la historia siempre nos refleja con cara de tontos»

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

El fantasma de la estanflación

«La inversión en España ha retrocedido un 3,1% en el segundo trimestre. Un dato preocupante que revela que las decisiones empresariales se están viendo frenadas por el retraso en la llegada de la ayuda europea»

Opinión

Jacobo Bergareche

Vosotros (los hombres)

«Lamentablemente hemos vuelto a una época en que el valor y la pertinencia de una historia, venga de donde venga, queda velada por el género (y el color) del cuerpo de quien la escribe»

Opinión