Joaquín Jesús Sánchez

Las muchas muertes de Samuel Luiz

«Que siguen pegándole a la gente, cuando no matándola, por ser parte del colectivo LGTBIQ+ no es una opinión, son hechos contrastables»

Opinión Actualizado:

Las muchas muertes de Samuel Luiz
Foto: Brais Lorenzo| EFE
Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez (Sevilla, 1990) estudió Filosofía y escribe crítica de arte, crónicas malhumoradas y artículos de variedades. Puede seguir sus trepidantes aventuras en www.unmaletinmarron.com

El sábado pasado, de madrugada, trece malnacidos mataron de una paliza a Samuel Luiz al grito de «maricón». Desde entonces, han ocurrido dos cosas. La primera, que miles de personas se han echado a la calle para protestar por el asesinato del joven. La segunda, que una horda de sensatos analistas ha llamado a la prudencia: que se golpee hasta la muerte a un chaval mientras lo llaman «maricón» no implica, necesariamente, que el crimen tenga una motivación homófoba.

La filigrana retórica de estos circunspectos detectives le deja a uno pasmado. Susanna Griso se ha mostrado muy inquieta por la politización de este crimen y dice estar preocupadísima por las consignas contra Ayuso. Carlos Herrera ha dicho que ojito con los verdaderos enemigos, los «exaltados de extrema izquierda», y que «la policía todavía no ha dictaminado si es caso de homofobia. Es decir, fueron trece tíos a pegarle al grito de “maricón, te vamos a matar” por su condición sexual o fue otra la razón». También se ha mostrado consternado por cómo pueda afectar a la presidenta de la Comunidad de Madrid este asunto, porque parece que Isabel Díaz Ayuso en particular y la derecha en general es la verdadera víctima del crimen.

Me pregunto qué estarían bramando estos (y otros) admirables voceros de la moderación y la sensatez si el muerto llevase, no sé, unos tirantes con la bandera de España. Seguro que entonces los motivos de los criminales serían evidentísimos. También auguro que la policía, en ese caso, se habría ahorrado la actuación salvaje de la otra noche.

Ignoro los complejos resortes de putrefacción moral e intelectual que llevan a alguien a negar que a este muchacho lo han matado por el simple hecho de ser homosexual. No hace falta ser Sherlock Holmes: lo decían sus asesinos mientras lo asesinaban. Que siguen pegándole a la gente, cuando no matándola, por ser parte del colectivo LGTBIQ+ no es una opinión, son hechos contrastables. ¿De qué se sorprenden? Lo esperable era la solidaridad: que la gente saliera a gritar que ya basta. Hay que estar hecho de un estiércol muy puro (la mierda de la que están hecha los colaboracionistas) para intentar ocultar algo que ni los propios homicidas disimulan.

Más de este autor

Antivacunas, bebelejías

«Cuando cada día te meas en las reglas más elementales de la lógica, no te puedes enfadar porque una manada de tarugos te ofrezca fuego cuando les pides la hora»

Opinión

Política y cosmética

«El gestito de la última musa de la izquierda tiene importantes consecuencias, sobre todo para la tal Ocasio-Cortez, que nos ha tenido entretenidos todo el día. El atuendo-pancarta dirá «tax the rich», pero significa «hablad de mí»»

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Garzón y los juegos del hambre

«Lo peor de Venezuela no es la tiranía, sino la cleptocracia que ha arruinado a un país, literalmente adelgazándolo, mientras engordaba los bolsillos de una minoría, feliz de lucrarse con el hambre ajena»

Opinión

Andrea Fernández Benéitez

La derecha que se agota

«Una de las claves del que podría ser un cambio en los marcos ideológicos a nivel mundial es precisamente la enorme producción de ideas típicamente progresistas que han acompañado a los acontecimientos de los últimos años»

Opinión

Aloma Rodríguez

Haz como que los escuchamos

«El Consejo Estatal de Participación de la Infancia y de la Adolescencia, según lo desarrolla el BOE, se parece a esas visitas escolares a los parlamentos regionales o al Congreso: te dejan sentarte en los sillones, te enseñan dónde está el botón para votar y en el mejor de los casos hasta te ponen el micro»

Opinión