The Objective
Publicidad
Pepa Gea

¿Qué les pasa con los niños?

«Les interesa la masa electoral de esos menores que ya no se esfuerzan por aprobar, ni por protegerse de un embarazo ni de aclarar su crisis de identidad»

Opinión
5 comentarios
¿Qué les pasa con los niños?

Llevo tiempo preguntándome qué le pasa este Gobierno con los niños. Vestidos y maquillados de sangre, como iban hace un par de días, daban miedo, pero pasándoles unas toallitas por sus caras vuelven a ser  niños.

Todo se remonta al mes de enero 2020 cuando la afirmación de la ex ministra Celaá aventuraba que la legislatura tampoco iba a ser fácil para los chiquillos: No podemos pensar que los hijos pertenecen a los padres… y la muy obscena se quedó tan pancha. Vino el confinamiento y culpabilizaron a los infantes de ser súper bombas víricas a las que había que tener bajo control parental, momento en el que volvieron, claro, a ser nuestros. Pasaron los meses sin amigos, sin  abuelos y sin parque, porque las zonas verdes eran para los perros. Cuando los expertos de verdad demostraron que tal apartheid no tenía sentido, les liberaron para que volvieran a las clases con mascarilla, mantas y sin roces.

Se les prohibió alternar, y, ya se sabe, en casa a las diez. Persiguieron y demonizaron cualquier muestra de juventud, y como los chavales, en su mayoría, obedecían, descubrieron su vulnerabilidad para, ahora sí, quitarles su filiación a los padres. Para el Estado ya eran sus nuevos adultos, esos a los que modelar a través de la educación académica. No penséis, no os esforcéis, que aquí os doy la LOMLOE para aniquilar vuestras ganas de conocimiento y cualquier atisbo de sentido crítico que tengáis.

Cuantos más tontos lleguéis a la mayoría de edad, mejor. Y como a los que votan este año no llego, os hago un regalito de 400 euros a destinar en la cultura que yo os diga. En ese afán por agradar, les dan libertad para abortar sin conocimiento de los padres como si no supieran que existe una pastilla del día después. Y como sois además de bobas, enfermas reglóticas, os doy cuatro días de baja mensual, real o no.

«Empieza a ser más que evidente que los quieren fuera del control parental y dentro del control de un Estado avasallador»

Como sabe, a este Gobierno le importan los embarazos pero no los abusos sexuales a menores tuteladas en Baleares. Mira para otro lado ante el despotismo independentista que arrebata a los escolares catalanes su derecho a aprender la lengua española. Se hinchan de arrogancia indultando a Juana Rivas y Maria Sevilla, condenadas por secuestrar a sus hijos, y se callan como puertas cuando una mujer asesina a su hija de 6 años después de perder su custodia. Los niños no son de los padres, son de las madres muy de izquierdas. Se extralimita en su afán de regular la publicidad de los alimentos porque, para ellos, los niños son seres con independencia económica que se plantan solos en el supermercado y compran todas esas cosas…

Han judicializado sus relaciones íntimas. Han llegado a afirmar que los críos tienen derecho a disfrutar libremente de su sexualidad incluso con mayores, si dan su consentimiento. Empieza a ser más que evidente que los quieren fuera del control parental y dentro del control de un Estado avasallador que, para mantener el sueldo a una panda de iluminados, diseña una ley trans que manda de nuevo a las mujeres a las cavernas y a los menores a la placenta.

Cómo será la obsesión de este Gobierno por los niños, que en Armilla (Granada) el PSOE ha llevado urnas a los colegios para que los niños de 10 y 11 años voten una partida de los presupuestos municipales diciéndoles que su voto serviría de desempate. Salta a la vista que les interesa la masa electoral de esos menores que ya no se esfuerzan por aprobar, ni por protegerse de un embarazo, ni de aclarar con ayuda experta sus crisis de identidad. Y para eso harán cualquier cosa, pero sobre todo cambiar la edad de voto a los 16, porque los hijos no son de los padres, son suyos.

Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D