Rafael Palacios

Sexo: Freud contra Freud

Las feministas se tiran los pelos de la cabeza con escenas tan puramente freudianas como la protagonizada hace días por la actriz Sofía Vergara en los premios de la TV norteamericana, en la que se parodiaba a sí misma como “mujer florero”.

Opinión

Sexo: Freud contra Freud

Las feministas se tiran los pelos de la cabeza con escenas tan puramente freudianas como la protagonizada hace días por la actriz Sofía Vergara en los premios de la TV norteamericana, en la que se parodiaba a sí misma como “mujer florero”.

Las feministas se tiran los pelos de la cabeza con escenas tan puramente freudianas como la protagonizada hace días por la actriz Sofía Vergara en los premios de la TV norteamericana, en la que se parodiaba a sí misma como “mujer florero”.

El motivo de su disgusto es ver cómo el físico de una mujer se utiliza para vender un producto, en este caso, una gala, cuando la realidad es que el sexo (sobre todo el femenino, pero también el masculino) es la base para el 90% de las acciones de marketing, conocidas como “publicidad”.

Cualquier cosa se puede vender ayudada de una cara bonita, unas tetas, un culo, unas piernas. Lo que las feministas no quieren ver es que nuestra sociedad carece de ética y lo único que importa es la venta y ahí reina el señor Sigmund Freud, cuyo sobrino Edward Bernays aplicó por primera vez sus conocimientos acerca de cómo manipular las masas a través del inconsciente, creando una nueva disciplina llamada “Relaciones Públicas” (cuya hija es la publicidad).

Lo curioso del caso es que las mismas feministas que se escandalizan porque tanto hombres como mujeres podemos ser manipulados a través del sexo son las que luchan por “educar” un instinto como el sexo, que es, por definición, innato; que nacemos con él, vaya, y no necesitamos que nadie nos enseñe nada porque lleva funcionando desde hace… 100.000 años.

Otra idea heredada de Sigmund Freud, a través de su hija, la sexología, con la que pretendían alcanzar la liberación a través de la educación de algo que es… innato. Así que tenemos a las feministas combatiendo el uso del sexo como estrategia de venta mientras apoyan el uso del sexo para enajenar a la población… desde la escuela.

O lo que es lo mismo, Freud luchando contra Freud.

Si hubiera un Óscar al absurdo, tendría que ser éste, no hay duda.

Más de este autor

Prohibido ganar esta guerra

El problema es que ese enemigo está protegido por aquellos que los deberían combatir como ha sido demostrado por los documentos de Edward Snowden y un sinfín de declaraciones de militares y ex agentes de inteligencia norteamericanos.

Opinión

El Ser Humano juega a ser Dios

En este comienzo del siglo XXI estamos asistiendo a una involución de la especie humana a conductas que creíamos superadas como las decapitaciones, el robo de mujeres, las violaciones en masa.

Opinión

Más en El Subjetivo