José Carlos Rodríguez

Sin dinero en las manos

El Banco Central Europeo ha anunciado su intención de dejar de imprimir billetes de 500 euros. La cuestión no es baladí: En España esos billetes constituyen el 75 por ciento del efectivo. Una vez asumido que no se imprimirán más, el siguiente paso es retirarlos de la circulación. Todo ello, dentro una guerra global contra el dinero en efectivo.

Opinión Actualizado:

Sin dinero en las manos
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

El Banco Central Europeo ha anunciado su intención de dejar de imprimir billetes de 500 euros. La cuestión no es baladí: En España esos billetes constituyen el 75 por ciento del efectivo. Una vez asumido que no se imprimirán más, el siguiente paso es retirarlos de la circulación. Todo ello, dentro una guerra global contra el dinero en efectivo.

Los Estados justifican retirar el dinero de nuestros bolsillos diciendo que, de este modo, luchan contra los pagos opacos al Fisco y contra las actividades ilegales. Y es cierto que actuar al margen de la ley es más difícil si cada transacción tiene que pasar por la contabilidad de un banco. Pero no nos detengamos aquí. Si el sistema financiero y el Estado controlan todo lo que nos gastamos y en qué, su capacidad para decidir sobre lo que podemos o no podemos hacer es mucho mayor. Seríamos transparentes ante el ojo de Mordor del Estado, y su capacidad para decidir sobre nuestra vida sería aún mayor.

La izquierda aplaude a rabiar ante la posibilidad de que los bancos y el gobierno nos obliguen a pasar por su control. Recuérdelo el lector cada vez que oiga hablar a alguien, aunque sea él mismo, asumiendo una postura de denuncia del sistema financiero. Si toda nuestra liquidez es un apunte en un banco, ¿será más fácil o más difícil confiscarla como en un corralito? La respuesta es evidente. Todos nosotros perderemos si se nos quita el anonimato de un pago en efectivo.

Por suerte hay una innovación tecnológica que permite realizar pagos de forma anónima y a la que es muy difícil prohibir sin hacer lo mismo con internet: Bitcoin. Quizá Bitcoin nos libre de las grandes pantallas que Orwell previó que nos observarían en nuestra habitación en 1984, y a las que nos acercamos con un mundo sin dinero en efectivo.

Contexto

    Más de este autor

    La energía de las estrellas

    «Lo que hace tan antipática la energía nuclear a los zelotes que aborrecen las sociedades libres es que lo único que necesitamos para dominarla es conocimiento y capital»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Víctor de la Serna

    Los anglosajones reaccionan ante China

    «La intimidación es un arma escogida por China, más que el inicio de verdaderos conflictos militares, para asegurarse la primacía económica en la región y confirmarse como primera potencia ante la retirada de Estados Unidos»

    Opinión

    Gregorio Luri

    El landismo dramático

    «Ser un ser sexuado está muy bien. Pero ir de ser ser sexuado las 24 horas del día, es una monótona pesadez. Es hacer del landismo una forma de vida»

    Opinión