Jordi Bernal

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión Actualizado:

Un chiste malo
Foto: Emilio Naranjo| EFE
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso a los mandos de cualquier cosa en uno de los momentos más críticos de cualquier situación. Parece el inicio de un chiste malo pero ahora mismo es la realidad que tenemos. Sánchez y Ayuso son los responsables del nuevo grupo de trabajo para contener la segunda ola del bicho en la Comunidad de Madrid. Para echarse a temblar. Ambos dirigentes han dado sobradas muestras de su ineficacia gestora y de la desagradable manía, tan en boga entre las nuevas hornadas de políticos patrios, de enhebrar un discurso pensando más en sus seguidores en las redes sociales que en el bien de los ciudadanos.

Si uno escucha a Ayuso solo alcanza a decodificar en caracteres de twitter una retahíla de sandeces enmohecidas y tópicos folclóricos de estampilla. Sánchez, en cambio, tiende más al postureo televisivo y a la inanidad argumentativa del post oficial. Sabe bien que sus palabras son más falsas que los milagros de Lourdes y que, como buen tahúr, echará mano del ingenio pícaro para salir vencedor de una partida en la que las cartas no siempre le son propicias.

Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro. Aquí se trata de ganar followers como dos influencers impúberes de sonrisa de dientes largos, y que se joda el mundo todo. Si a uno le va el rollo de salvarle la vida al prójimo, se mete a misionero en algún país africano, pero en ningún caso opta por la carrera política, el único ascensor social que les queda a los que aun no siendo ni de lejos los primeros de la clase, son más listos que el hambre. Si no, mira tú a Rufián viviendo en Madrid a cuerpo de rey con su lucha de clases a cuestas.

Un chiste malo, ya digo.

Más de este autor

El mal menor, dicen

«Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

Opinión

Sin complejos

«Digo yo que tipos que necesitan exhibirse con el puro en plan Terminator o improvisan una secuencia de Rambo/Torrente en un campo de tiro algunas carencias de autoestima arrastrarán»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Freire

La pasión del incógnito

«En una época dominada por el deseo de diferenciarse, nada hay más más noble que aspirar a una honrosa generosidad. ¿No decía Balzac que la pasión del incógnito era un placer de príncipes?»

Opinión

Juan Marqués

La totalidad de Bonilla

«Bonilla ha escrito en ‘Totalidad sexual del cosmos’ algo así como la quest de una quest, es decir, que más que una biografía ha inventado algo así como el making of de un making of»

Opinión

Gregorio Luri

Conocimiento y poder

«Confiaban en el sueño americano y estaban dispuestos a sublevarse contra el «culto a lo fácil’ que les impedía el ascenso social»

Opinión