España estará entre los países más exigentes en la lucha contra el calentamiento global

Energía y medioambiente

España estará entre los países más exigentes en la lucha contra el calentamiento global
Foto: Fernando Calvo

España se va a fijar metas más ambiciosas para reducir las emisiones contaminantes y, así, se propone recortar un 37% los niveles actuales para 2030 y llegar en 2050 a rebajarlas en al menos un 90%, según ha anunciado este lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en la Cumbre del
Cambio Climático (COP24) que se celebra en la localidad polaca de Katowice.

«La lucha por el clima es una causa global, que tiene como fundamento la dignidad humana», ha manifestado en otro momento de su intervención, en la que ha animado a los líderes políticos a actuar sin demora y de forma conjunta, ante lo que es un «desafío real». «Nuestra generación tiene que elegir entre seguir aplazando la toma de decisiones, o actuar desde un liderazgo colaborativo, que impulse acciones globales y políticas públicas eficaces en cada uno de nuestros países».

Es el momento, ha subrayado Sánchez, de fortalecer el multilateralismo y las instituciones como Naciones Unidas y la Unión Europea, y poner en marcha los compromisos ya adquiridos con la plena aplicación del Acuerdo de París. «La hoja de ruta es clara: reducción de emisiones, desarrollo económico inclusivo y sociedades adaptadas al cambio climático«.

El Acuerdo de París sustituirá al Protocolo de Kioto cuando éste expire, a fines de 2020, y es el principal instrumento multilateral contra el cambio climático. Según Sánchez, los países firmantes de París «debemos ir más allá de los compromisos«.

España estará entre los países más exigentes en la lucha contra el calentamiento global 1

Pedro Sánchez y Teresa Ribera en la cumbre COP24 del cambio climático en Polonia. | Foto: Fernando Calvo | Pool Moncloa

«Katowice debe sentar las bases para incrementar esta ambición y, por tanto, asumir todos mayores responsabilidades», ha subrayado, reiterando su intención de que España esté entre el grupo de países más exigentes, «a la altura de este reto histórico».

España se ha adherido a la declaración promovida por el presidente de Austria, Alexander van der Bellen, Iniciativa por una mayor ambición climática, y a la Coalición para la neutralidad del carbono, con el objetivo de reducir a cero las emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050.

El Gobierno español, ha adelantado el presidente, se compromete a avanzar hacia el objetivo de movilizar 900 millones de euros anuales a partir de 2020. Sánchez ha concluido su intervención expresando el apoyo del Gobierno español a la Declaración sobre Transición Justa (Declaración de Silesia), que se ha firmado hoy en Katowice con el fin de promover los aspectos sociales de la descarbonización de las economías.

El presidente se ha referido también a la agenda integral del Gobierno dirigida hacia una transición ecológica – cuya ministra, Teresa Ribera, también ha asistido a la cumbre – basada en la equidad, y en una apuesta por la eficiencia, las energías renovables, la movilidad eléctrica y la modernización de la industria. «Soy plenamente consciente del impacto de estas medidas en territorios, sectores y colectivos expuestos a esta transformación», ha dicho. «La respuesta, por ello, debe articularse desde la equidad para alcanzar una transición ecológica justa». Por eso, habrá un plan de acompañamiento nacional que aborde los aspectos sociales de la transformación energética, en particular en las cuencas mineras de España.