Francia prohíbe vender libros a los hipermercados durante el confinamiento para apoyar a las librerías

Cultura

Francia prohíbe vender libros a los hipermercados durante el confinamiento para apoyar a las librerías
Foto: Kazuo ota| Unsplash

El Gobierno francés ha prohibido este viernes la venta de libros en los hipermercados y grandes superficies de ocio durante, al menos, los próximos 15 días, el tiempo mínimo previsto que dure el cierre de las librerías independientes a causa del confinamiento para frenar la pandemia de coronavirus.

Por qué es importante: la decisión responde a una reivindicación de los libreros, que denunciaron una situación de competencia desleal al verse obligados a cerrar la persiana mientras los gigantes de la distribución podían mantenerlas abiertas.

Los hipermercados, donde se venden productos de primera necesidad, no tienen orden de cierre y muchos de ellos incluyen una sección de libros, al igual que las grandes superficies de ocio, autorizadas a abrir porque también ofertan productos de informática y oficina, esenciales para el teletrabajo.

Los libreros, que consideraban que había una competencia desleal, mantuvieron una discusión telefónica con el ministro de Economía, Bruno Le Maire, y la titular de Cultura, Roselyne Bachelot, y con representantes de la gran distribución. La decisión gubernamental fue a favor de los libreros, a fin de asegurar la «equidad» entre ambos canales, según indicó un comunicado oficial.

Para el Sindicato de la Librería Francesa esa decisión permite «restablecer una situación de competencia más equitativa entre librerías y grandes superficies», aunque reconocen que ofrece una ventaja competitiva enorme a los gigantes de la venta online.

Para evitarlo no ven otra solución que obtener una autorización para poder reabrir sus puertas, algo que el presidente, Emmanuel Macron, se ha comprometido a estudiar en quince días, en función de la evolución de la pandemia.