Fatoumata Kébé: «La luna se convirtió en una palabra femenina porque se asociaba al miedo»
Foto: Miquel Taverna| CCCB

Cultura

Fatoumata Kébé: «La luna se convirtió en una palabra femenina porque se asociaba al miedo»

La XI edición del festival Kosmopolis se inaugura con la astrofísica francesa, autora de ‘El libro de la Luna’ editado por Blackie Books.

por Ariana Basciani

La astrofísica, escritora y doctora en astronomía, Fatoumata Kébé, tenía 8 años cuando un libro llamó su atención. «Cuando vi fotografías de los planetas y las estrellas pensé que podría trabajar en eso que veía cuando fuese mayor», nos comenta la astrónoma durante su participación en el festival Kosmopolis que se lleva a cabo en el Centro de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB).

Kébé está invitada al festival condal debido a la publicación de su ensayo El libro de la Luna (Blackie Books, 2020) que se enmarca perfectamente con la programación del evento que siempre ha estado dedicado a observar cómo el presente impacta al futuro.

La autora explica que se interesó por estudiar la luna porque «estaba a la vuelta de la esquina»: estaba más cerca que Marte, «a dos días de viaje». Además, nos ratifica que la Luna, es el satélite que acompaña siempre a nuestro planeta y que ayudó a la formación de nuestra vida.

Fatoumata Kébé: «Me interesó por estudiar la luna porque estaba a la vuelta de la esquina» 1

‘El libro de la Luna’ de Fatoumata Kébé editado por Blackie Books

Kébé es una mujer de voz pausada y respuestas cortas, tanto así que sus intervenciones en el festival se asimilan a la estructura de su libro, donde los capítulos son cortos y divulgativos, pero hilados por la luz y la admiración que provoca la luna en la autora. «Un amor platónico, quizás» afirma.

La luz de la Luna que ilumina la potencia creadora de la autora, también puede llegar a cambiar las tradiciones de algunos animales, ya que la luz artificial generada por los humanos, los confunde, especialmente a las tortugas. La astrofísica también comenta que no solo pasa con los animales, la Luna afecta a la naturaleza y, en especial, a las mareas y, aunque no está científicamente probado, podría afectar a los humanos porque estamos constituidos mayoritariamente por agua.

Por esas leyendas que recorren nuestro imaginario, donde la luna nos signa y nos afecta, es normal que se piense en el vínculo con los ciclos femeninos. Desde Babilonia, el satélite «se convirtió en una palabra femenina porque se asociaba al miedo, a la mujer. La palabra ‘luna’ se asocia al latín ‘mensis’ que significa monstruo y, que a su vez, es la raíz de ‘menstruación'». Sin embargo, Kébé vuelve a atizar en la no existencia de pruebas científicas con respecto a los ciclos de la mujer con la menstruación y los ciclos de la Luna.

Fatoumata Kébé: «Me interesó por estudiar la luna porque estaba a la vuelta de la esquina» 2

Kébé durante la presentación de la conferencia ‘La luna es una novela’ junto al periodista y novelista Albert Forns | Foto por © CCCB, Miquel Taverna

Por eso insiste: «falta mucho por investigar de la luna» afirma Kébé, quien continúa su conferencia diciendo que la cartografía de la Luna se actualizó por última vez durante la Guerra Fría cuando se hizo un nuevo mapa, que no eliminó nombres tan poéticos como el Lago de la tranquilidad. Este período de tensión entre dos polos fue el momento de nuestra historia cuando más se estudió la Luna debido a la competencia espacial entre soviéticos y estadounidenses, sin embargo, «han pasado 50 años y no hemos vuelto hablar de este satélite tan cercano y tan desconocido para los seres humanos. Hay que traerla de nuevo al escenario» afirma la astrofísica.

La reactivación de las investigaciones que Fatoumata Kébé esperaba vino de quien menos imaginaba: el ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump . El «reactivó los viajes, pero dijo que serían los estadounidenses los que volverían a la Luna, no los seres humanos». La astrónoma enfatiza en la palabra «estadounidenses» porque ve que sigue siendo una competencia más que un interés de investigación real por parte de los gobiernos. La carrera espacial de hace 50 años solo tuvo objetivos bélicos «y aunque los soviéticos se adelantaron, EE.UU. la acabó ganando».

En 2024 llegará una mujer a la luna y hay dos plazas para astronautas mujeres de 1400 postulaciones disponibles. Kébé espera ser una de las escogidas.

Su conferencia inaugural en Kosmopolis cierra con un playlist de la luna. Frank Sinatra, U2, Police. Al parecer nuestro imaginario cultural también fue conquistado por los estadounidenses y, quizás, Fatoumata Kébé y El libro de la Luna sean el primer eslabón para abrirnos a nuevas perspectivas dejando atrás viejos mitos.

Ariana Basciani

Caraqueña del 83. Tiene una doble vida: de día hace consultoría y estrategia de productos digitales y, de noche, transcribe entrevistas de gente interesante, lee libros y ve series. Tiene una web llamada Culturetas.