‘Inés del alma mía’ y otras 10 mujeres españolas en la Conquista de América
Foto: Inés del alma mía| TVE

Cultura

‘Inés del alma mía’ y otras 10 mujeres españolas en la Conquista de América

Una treintena de mujeres acompañó a Colón en su tercer viaje a América, más de 300 llegaron a Santo Domingo en el primer cuarto del siglo XVI y la población femenina constituyó casi una tercera parte de los viajeros al Nuevo Mundo entre 1560 y 1579

por Fátima Elidrissi

El 7 de octubre Televisión Española estrena en La 1 Inés del alma mía, adaptación de la novela homónima de Isabel Allende sobre la vida de Inés Suárez, la primera española que llegó a Chile. Coincidiendo con la emisión en abierto de la serie, que ya está disponible en Amazon, recordamos su historia y la de otra decena de mujeres que también viajaron al Nuevo Mundo para ejercer como enfermeras, gobernadoras, soldados o almirantes.

El papel de las mujeres en la conquista y colonización de América ha sido una cuestión poco conocida que, en las últimas décadas, ha trascendido gracias a la proliferación de trabajos de investigación y divulgación. A las cifras nos remitimos. Tal y como recogía la exposición No fueron solos, realizada en 2012 por el Museo Naval, en el siglo XVI viajaron 45.327 personas a América, entre ellas 10.118 mujeres. Es decir, un 22% de los viajeros eran viajeras. Y de ellas, el 50% eran andaluzas, el 33% castellanas y el 16% extremeñas.

Más sorprendente resulta, quizá, la progresión. Y cómo algunas de ellas lograron sobreponerse a la tutela de los hombres, salir del hogar y ejercer roles distintos al de obediente madre y esposa. Si 30 mujeres acompañaron a Colón en su tercer viaje, más de 300 llegaron a Santo Domingo en el primer cuarto del siglo XVI y la población femenina constituyó casi una tercera parte de los pasajeros embarcados con destino a América entre 1560 y 1579. Entre ellas hubo guerreras y virreinas, conquistadoras y almirantes, enfermeras y comerciantes, profesoras y emprendedoras, que participaron activamente en la creación del tejido social y económico del Nuevo Mundo.

El próximo 7 de octubre a las 22.35 horas debuta en La 1 de Televisión Española Inés del alma mía, adaptación de la novela homónima de Isabel Allende sobre Inés Suárez, una joven que viajó sola a América en busca de su marido, acompañó a Pedro de Valdivia en la conquista de Chile, cruzó el desierto de Atacama y participó en la defensa de Santiago. Y a quien interpreta la actriz Elena Rivera, junto a Eduardo Noriega en el papel de Pedro de Valdivia. Coincidiendo con la emisión en abierto de la serie, que, por cierto, ya está disponible en Amazon Prime Video, repasamos las vidas de algunas de estas pioneras.

‘Inés del alma mía’ y otras 10 mujeres españolas en la Conquista de América 5

Imagen de ‘Inés del alma mía’ vía TVE.

1. Inés Suárez

(Plasencia, España, 1507-Santiago, Chile, 1578)

Inés Suárez se crio en Plasencia, donde vivió junto a su hermana a cargo de su abuelo hasta que a los 19 años se casó con Juan de Málaga. Este partió poco después a América, y tras una década sin recibir noticias, Inés viajó en su busca. Ya en Cuzco, descubrió que su marido había muerto en la Batalla de las Salinas y, como compensación por ser viuda de un soldado español, recibió una encomienda de indígenas –trabajadores forzados que muchas veces eran prácticamente esclavos– y una parcela de tierra donde se instaló.

En la actual capital de Perú, Inés conoció al militar Pedro de Valdivia, a quien decidió acompañar en su conquista de Chile, participando, además, en la fundación de Santiago y la posterior defensa de la ciudad. He aquí el episodio más sangriento de su biografía. Ante un ataque indígena ejecutado en ausencia de Valdivia, Inés decidió decapitar a varios caciques locales que mantenían como rehenes, colocando sus cabezas en picas a la vista de los mapuches. Al parecer, el pánico cundió entre los atacantes, lo que permitió a los españoles ahuyentarlos.

‘Inés del alma mía’ y otras 10 mujeres españolas en la Conquista de América

Inés Suárez, retrato de José Mercedes Ortega de 1897. | Dominio público.

2. Beatriz Bermúdez de Velasco

(España, siglo XV-México, siglo XVI) 

Se conservan pocos datos de Beatriz Bermúdez de Velasco, pero esta mujer pasó a la Historia durante el sitio a Tenochtitlan (1521). De origen posiblemente noble, La Bermuda, como se la conocía popularmente, llegó a México junto con su esposo, Francisco de Olmos, en 1520. Allí se unieron a Hernán Cortés, participando ambos en la conquista. Según cuenta Eloísa Gómez-Lucena en su libro Españolas del Nuevo Mundo (Cátedra), durante el asedio a la capital del imperio azteca, los mexicas, acorralados por las tropas de Cortés, contraatacaron ferozmente, llevando a muchos españoles a batirse en retirada. Al verlos huir, Beatriz los increpó espada en mano, amenazando con matarlos ella misma si no volvían a luchar y socorrer a sus compañeros. La vergüenza que sintieron debió ser tal que los soldados pronto obedecieron a esta mujer, terminando por vencer a los mexicas.

‘Inés del alma mía’ y otras 10 mujeres españolas en la Conquista de América 6

Imagen vía Editorial Cátedra.

3. María de Estrada

(Sevilla, España 1475/86 – Puebla, México, 1537/48)

Hablando de mujeres guerreras, María de Estrada está considerada como una de las pocas mujeres soldado que lucharon activamente durante la conquista de México. No está claro cómo llegó a América, pero siendo hermana del conquistador Francisco de Estrada, se cree que cuando este regresó a América en 1509 para instalarse allí de manera permanente, María debió viajar con él.

Se casó con Pedro Sánchez Farfán en Cuba, donde participó en combates en la actual Matanzas, y después acompañó a Hernán Cortés en México en la batalla de Otumba. Más tarde, el cronista Diego Muñoz Camargo escribió sobre ella: “En esta tan temeraria llamada la noche triste […] se mostró valerosamente una señora llamada María de Estrada, haciendo maravillosos y hazañeros hechos con una espada y una rodela en las manos, peleando valerosamente con tanta furia y ánimo, que excedía al esfuerzo de cualquier varón, por esforzado y animoso que fuera, que a los propios nuestros ponía espanto”.

Cortés recompensó su bravura con las ciudades de Tetela del Volcán, Nepopualco y Hueyapan, de las que fue encomendera. Después de que su primer marido muriera, se casó con Alonso Martín Partidor y juntos participaron en la fundación de lo que hoy es la Ciudad de Puebla de los Ángeles.

4. Catalina de Bustamante

(Llerena, España, 1490 – Texoco, México, 1546)

Nacida alrededor del año 1490 en Llerena, Extremadura, la primera maestra española del Nuevo Mundo debió pertenecer a una familia hidalga, pues sabía leer y escribir, algo raro para las mujeres de la época. Catalina de Bustamante partió a América desde Sanlúcar de Barrameda en 1514 junto a su marido, Pedro Tinoco, sus dos hijas, María y Francisca, y las hermanas de su marido María y Juana. La familia se estableció en Santo Domingo, donde posiblemente Catalina aprovechara sus conocimientos para instruir a las hijas de los españoles acomodados.

Después de enviudar, Catalina viajó a México, estableciéndose en Texcoco. Aprovechando su condición de terciaria seglar de la Orden de San Francisco, y por mediación de un fraile franciscano, logró dirigir el primer colegio femenino de la Nueva España. En unas habitaciones en el palacio de Nezahualcayotzin enseñaba a las hijas de los caciques indígenas religión católica, pero también lengua castellana, oficios, higiene o el cuidado de la casa. Tras ganarse el favor de la emperatriz Isabel de Portugal, en 1536 Catalina informa al Consejo de Indias de que gobernaba más de 10 colegios en diversas villas con unas 4.000 internas, de clase alta y baja, tal y como recoge Pedro Fernández Barbadillo en su libro Eso no estaba en mi libro de historia del Imperio Español (Editorial Almuzara). Una estatua erigida en su honor en Texcoco reza: “Maestra Catalina de Bustamante, primera educadora de América”.

5. María de Toledo

(España 1490-Santo Domingo 1549)

De noble linaje, María de Toledo era la nieta del I Duque de Alba, sobrina del II Duque de Alba, don Fadrique de Toledo, y este primo del rey Fernando el Católico. De modo que su enlace con Diego Colón, hijo de Cristóbal Colón y heredero de los múltiples títulos y poderes del almirante en las Américas, era ventajoso para todas las partes. En 1509 el matrimonio partió a La Española, siendo Diego almirante y virrey de las Indias, y en sus largas y frecuentes ausencias María gobernaba. Es decir, fue virreina de las Indias entre 1515 y 1520.

En 1526 enviudó y decidida a defender los intereses de sus hijos María volvió a España para pleitear con la Corona. Para Luis Colón logró el título de almirante, aparte de los de duque de Veragua, marqués de Jamaica y gobernador y capitán general de la isla de La Española. Para sus hijas dotes y matrimonios. Pero cuando volvió su casa en la isla caribeña, después de 14 años de ausencia, encontró su hacienda totalmente arruinada. María murió en el Alcázar de Colón, el 11 de mayo de 1549.

‘Inés del alma mía’ y otras 10 mujeres españolas en la Conquista de América 1

Imagen: Martin Falbisoner vía Wikipedia bajo licencia Creative Commons.

6. Isabel Rodríguez

(España, XVI – México, s. XVI)

Enfermera y mujer soldado, Isabel Rodríguez vivía en La Española, al servicio del mencionado Diego Colón, antes de pasar a Cuba y unirse a los expedicionarios de Hernán Cortés, según recoge el Diccionario de la Real Academia de la Historia. Como muchas de las mujeres mencionadas, Rodríguez se unió a la partida de Cortés junto con su marido, Miguel Rodríguez de Guadalupe. Y parece ser que fue idea suya crear un cuerpo de enfermeras estable que acompañase a los combatientes durante la conquista. Algunas de las mujeres bajo su mando fueron Beatriz de Palacios, Beatriz González y Juana Mansilla.

Alcanzó tal popularidad que se la consideraba prácticamente milagrosa. Y cuando finalizaron las confrontaciones de la conquista, Rodríguez recibió de la Corona de España el título de médico honorario. Esto la autorizaba a ejercer la medicina en todas las tierras de Nueva España, convirtiéndola probablemente en una de las primeras mujeres médico registradas de la Historia. De hecho, se cree que siguió practicando la medicina hasta el final de sus días en Tacubaya, donde se estableció junto a su segundo esposo.

‘Inés del alma mía’ y otras 10 mujeres españolas en la Conquista de América 3

Retrato de Mencia de Mendoza realizado por Simon Bening | Imagen via Wikipedia.

7. Mencía Calderón

(Medellín, España, 1514-, Asunción, Paraguay, 1566)

Exploradora y emprendedora, Mencía Calderón cruzó el Océano y atravesó 1.600 kilómetros de selva en una expedición que, en total, duró más de seis años. Comenzando por el principio, Mencía era la esposa de Juan de Sanabria, tercer adelantado del Río de la Plata que, de manera inesperada, murió en Sevilla mientras preparaba una expedición de seis barcos que debía llevar unas 100 familias y unos 300 jóvenes, hombres y mujeres, a fundar dos pueblos a América. El hijo de Juan, Diego, heredó la tarea y el adelantazgo, pero al no contar con medios suficientes para cumplir la empresa se dividieron el título con el beneplácito del emperador Carlos V.

Mientras el joven Diego, de unos 18 años, se quedó buscando financiación, Doña Mencía y sus tres hijas partieron en 1550, junto a unas 300 personas en total, rumbo al Río de la Plata en tres barcos. Por el camino sufrieron tempestades, ataques de piratas, hambrunas y al llegar a Brasil fueron apresados dos años por los portugueses. Entretanto, y dependiendo de las crónicas, su hijastro falleció o desapareció, perdiendo Mencía su título de adelantada. No obstante, ella insistió en su empeño y viajó a Asunción, cruzando 1.300 kilómetros por la selva. Seis años después de haber salido de Sanlúcar, esto es, en 1556, Mencía arribó a su destino junto a otras 50 personas, la mitad mujeres. Todo esto y mucho más lo cuenta la ya mencionada Gómez-Lucena en Expedición al paraíso (Editorial Renacimiento).

8. María de Escobar

(Trujillo, España, 1520 – Cuzco, Perú, fecha desconocida)

María de Escobar viajó a América junto a su marido, el conquistador Diego Chaves, estableciéndose ambos en Perú hacia 1540. Antes de embarcarse, tuvo la fantástica idea de llevarse desde España medio almud de trigo, que repartió entre diversos agricultores de Lima y Cañete y ella misma también sembró. Según cuenta el Inca Garcilaso, María de Escobar se convirtió así en la primera española que sembró trigo en Perú, tarea por la que fue premiada, como si de una acción de guerra se tratase, con una encomienda cerca de Lima.

‘Inés del alma mía’ y otras 10 mujeres españolas en la Conquista de América 7

Isabel Barreto. Imagen vía Wikipedia.

9. Isabel Barreto

(Pontevedra, España o Lima, Perú, 1565- Castrovirreyna, Perú 1612)

La primera y única almirante de la Armada lideró en 1595 una expedición por el Pacífico en la navegación más larga realizada hasta entonces por los españoles en este océano: unas 3.600 leguas marinas, alrededor de 20.000 kilómetros. Nacida en Lima, capital del virreinato del Perú, o trasladada allí de niña desde Pontevedra, de donde era originaria su familia, Isabel Barreto contrajo matrimonio con el navegante Álvaro de Mendaña, que pocos años antes había descubierto el archipiélago de las islas Salomón. Gracias a la generosa dote de ella y a las capitulaciones obtenidas del rey Felipe II, Mendaña puso en marcha una segunda expedición hacia las Salomón, ya como adelantado y gobernador, junto a Isabel.

Como narra el programa de Radio Nacional Documentos, la travesía estuvo llena de penalidades y debido a una desviación en el rumbo se alejaron de su destino, descubriendo un nuevo archipiélago que bautizaron como islas Marquesas. Tras recalar en la isla de Santa Cruz, donde Mendaña muere víctima de la malaria, Barreto hereda el título de gobernadora de las Salomón y asume el mando de la expedición.

Isabel decidió entonces dirigirse a Manila, donde consiguió recuperar parte de su patrimonio comerciando con textiles de Oriente. Allí se casó en segundas nupcias con Fernando de Castro y juntos volvieron a América. Aunque Isabel Barreto nunca llegó al archipiélago del que era gobernadora, terminó sus días siendo rica gracias al comercio en la villa peruana de Castrovirreyna.

10. Mencía Ortiz

(España siglo XVI)

Siguiendo con otra hábil comerciante, poco se sabe de Mencía Ortiz salvo que fue una de las primeras empresarias españolas de América. En 1549 cerró un acuerdo con otros socios para dedicarse al tráfico de mercancías. Para ello creó una compañía que registra ante el jurado Francisco Ruíz, y en donde ponen como bien una nao, La Concepción.

‘Inés del alma mía’ y otras 10 mujeres españolas en la Conquista de América 2

Retrato de Catalina de Erauso. | Autoría atribuida a Juan van der Hamen. | Dominio público vía Wikipedia.

11. Catalina de Erauso

(San Sebastián, España, 1592- Cotaxtla, México 1650)

Con solo 15 años, y poco antes de ordenarse monja, la novicia Catalina de Erauso abandonó el convento para terminar viajando al Nuevo Mundo y combatir como soldado de infantería en Perú y Chile. Figura real y en cierta medida legendaria, conocemos sus aventuras gracias a su propia autobiografía, Historia de la Monja Alférez, donde según cuenta embarcó rumbo a América en 1603. Todo este tiempo lo pasó disfrazada de hombre, con el cabello corto y usando distintos nombres de varón. De hecho, en raras ocasiones volverá a mostrarse como mujer. Soldado, conquistador, pendenciero y vividor, Antonio de Erauso, como se hacía llamar, se vio envuelto en diversas riñas, dejando varios cadáveres a su paso. En Chile, batalló contra los mapuches, logrando así el cargo de alférez.

Fátima Elidrissi

Periodista freelance. Colabora con El Mundo y The Objective. Sus pasiones son la televisión, el cine, la literatura y el teatro.