Masturbación y placer para aliviar los dolores menstruales

Lifestyle

Masturbación y placer para aliviar los dolores menstruales

Sí, la masturbación ayuda a aliviar el dolor de la menstruación y, contrario a tabúes, hay ventajas de masturbarse durante la regla

por Lidia Ramírez

Sí, la masturbación ayuda a aliviar el dolor de la menstruación. Y contrario a las percepciones tabú, en realidad hay ventajas de masturbarse durante el período. Porque, asumámoslo ya, no hay nada sucio u obsceno en la sangre de la regla, al contrario, la menstruación también nos puede servir de lubricante natural y, teniendo en cuenta que algunas mujeres notan incluso mayor excitación durante la regla, ¿por qué no masturbarnos para aliviar los intensos dolores que muchas sufrimos mínimo una vez al mes por el simple hecho de ser mujer?

Antes de nada, hay que apuntar que el dolor de regla no es algo normal, una regla sana no debería doler. El dolor menstrual puede ser secundario a alguna enfermedad, como la endometriosis, o bien puede ser de tipo primario, es decir, dolor sin lesión asociada. «Este dolor se debe a un proceso inflamatorio donde la intensidad es muy variable de una persona a otra en función de varios factores como el grado de inflamación, la sensibilidad al dolor, y de si hay alguna patología subyacente y su grado de afectación», nos explica la ginecóloga Miriam Al Adib.

Y así, partiendo de esa base y de que el dolor de regla no debería normalizarse, sí que podemos aliviar estas molestias mediante la masturbación. Es el resultado del primer estudio clínico en el mundo con el objetivo de averiguar si esta ayuda a aliviar el dolor menstrual. Una investigación, Menstrubation (menstruación + masturbación), que lanzó Womanizer en mayo de 2020 y que como resultado concluye que la masturbación ayuda a aliviar el dolor menstrual, tanto a corto como a largo plazo. Y es que el 90% de las participantes del estudio la recomiendan a otras personas para aliviar el dolor y el 85% planea mantener su (nueva) rutina acabado el estudio.

Y en esta línea y frente a otros métodos más comunes para aliviar el dolor, como la medicación, el ejercicio, el calor o el CBD (aceite), cuando se preguntó a las participantes si la masturbación o la medicación funcionaban mejor contra el dolor menstrual los porcentajes se igualaron para ambos métodos: el 43% eligió la medicación frente al 42% que eligió la masturbación.

¿Por qué la masturbación ayudar a combatir los dolores menstruales?

En este sentido, la doctora Al Adib nos explica que esto sucede porque con la descarga neurofisiológica del orgasmo «se liberan una gran cantidad de hormonas responsables del placer y actúan en el cerebro como analgésicos y ansiolíticos naturales». Debido a esto, otros procesos físicos (que causan la sensación de dolor) pasan a un segundo plano, por lo que se siente como un alivio del dolor. De esta forma, y según refleja el estudio, las participantes registraron que tanto la intensidad (70%) como la frecuencia (42%) de su dolor disminuyeron notablemente.

«Es muy notable la rapidez con la que las participantes sintieron una mejora en sus síntomas. Después de solo un mes de masturbación consciente, los valores disminuyeron significativamente. Además, se confirmó mi suposición de que la masturbación también tiene un efecto positivo a largo plazo en el bienestar. Incluso después de que las participantes regresaran a sus métodos habituales para el alivio del dolor, los valores de intensidad y frecuencia se mantuvieron más bajos que al inicio del estudio. Es probable que ambos parámetros hubieran mejorado aún más de haber realizado una fase de prueba aún más larga», apunta el Dr. Jones, psicólogo clínico, terapeuta sexual y jefe del estudio.

Masturbación y placer para aliviar los dolores menstruales 1

A parte del dolor, el estudio también se centró en analizar la sintomatología específica relacionada con la menstruación como, por ejemplo, la irritabilidad que muchas mujeres sienten unos días antes del periodo, diarrea, más sensibilidad y dolor en los pechos y el dolor lumbar. Los resultados confirmaron que la masturbación mejoraba todos ellos.

«Al observar la sintomatología específica, vemos que la masturbación regular fue especialmente beneficiosa en la reducción de la frecuencia de los síntomas físicos, especialmente: dolores, diarrea, dolor en las mamas, dolor en el abdomen, lumbares y parte interna de los muslos y vientre hinchado. Pero también mejoró la inquietud mental y la necesidad de descansar y aplicar calor para controlar el dolor. El hecho de que una menor cantidad de participantes informara de que experimentaron estos síntomas en cada ciclo menstrual sugiere que la masturbación tiene un impacto más duradero en el alivio del dolor y, por lo tanto, en el bienestar y la salud en general», apunta la doctora Miriam Al Adib, que puntualiza que siempre que sintamos dolor deberíamos ir a buscar «posibles causas» y «no quedarnos en la punta del iceberg».

Endometriosis, caballo de batalla del feminismo

Una de cada diez mujeres sufre endometriosis, una enfermedad que muchos hombres no terminan de reconocer, y que tarda de media unos diez años en diagnosticarse. Mientras no llega el diagnóstico, muchas mujeres pasan por un calvario de dolor y mala calidad de vida, y encima sufriendo el estigma social de ser las «flojas» que por un dolor de regla no pueden ir a trabajar, por ejemplo. «Uno de los caballos del feminismo podría ser este», señala Al Adib cuando le preguntamos al respecto, a lo que agrega: «Es tremendo lo que sufren algunas mujeres con esta enfermedad». Y es que la doctora insiste en que la regla no debería ser dolorosa y en el caso de que lo sea «deberíamos ir a buscar las posibles causas y no quedarnos en la punta del iceberg».

De igual forma, la experta hace hincapié en que hay que vivir con naturalidad la menstruación y eso es algo que sólo se podrá lograr con «una educación sexual de calidad, y no con una educación sexual en la que solo se habla de prevenir las ITS o embarazos». Y agrega: «Hay que tratar de vivir los procesos sexuales y reproductivos con naturalidad y para ello hay que contemplarlo en la educación, empezando por la familia».

Así, rompamos tabúes contra la menstruación, dejemos de verla como algo sucio solo por el hecho de que se ha creado un modelo ideal de mujer lineal donde no hay ciclicidad y donde todos los cambios naturales se ven como negativos. Las mujeres somos cíclicas, no somos lineales. Y no hay nada sucio u obsceno en la sangre de la regla.

Lidia Ramírez

De la tierra de los cinco Califas. Tras años viviendo en directo en la pequeña pantalla, ahora escribo sobre derechos humanos y progreso en The Objective. Siempre a compás.