Un informe denuncia que la Policía reaccionó con lentitud en el tiroteo de Parkland

Mundo ethos

Un informe denuncia que la Policía reaccionó con lentitud en el tiroteo de Parkland
Foto: Amy Beth Bennett

La Policía reaccionó con lentitud y un responsable escolar se refugió más de media hora durante el tiroteo en el instituto de Parkland en febrero de 2018, según un informe elaborado por una comisión de Florida, formada por legisladores, jefes de policía, autoridades escolares y los padres de dos de las víctimas, que analiza por qué el autor del ataque logró disparar a 34 personas.

El borrador del informe de la Comisión de Seguridad Pública Marjory Stoneman Douglas, divulgado este miércoles, detalla los pasos de Nikolas Cruz, el autor del tiroteo, minuto a minuto desde que comenzó a disparar hasta que fue capturado por la Policía después de haber huido del instituto.

El texto señala que las causas del ataque “son los problemas mentales y de comportamiento de Cruz”, pero también “que la gente no reportó las señales de advertencia o que, cuando se hizo, no se tomaron medidas”.

Entre las señales de advertencia a las que hace referencia el informe se encuentran las fotos de armas que Cruz publicó en su cuenta de Instagram en las que escribía comentarios como “voy a matarlos en el futuro” y “quiero matar gente con mi AR-15”.

La comisión culpa en el texto a la Policía y al centro escolar del tiroteo que dejó 17 muertos y 17 heridos el 14 de febrero de 2018. “Aún más contribuyó la insatisfactoria respuesta de los cuerpos de seguridad, que incluyó fallos en el sistema de emergencias del 911 de la ciudad de Parkland y fallos en el sistema de radio de la Policía del condado de Broward”, dice el texto.

Además, suma a estos fallos “la inadecuada política de respuesta de ataques activos por parte de la oficina del alguacil de Broward y la abismal respuesta del policía adjudicado a la escuela”, Scot Peterson, que no abandonó su posición hasta que el tiroteo terminó.

Entre otras recomendaciones, la comisión sugiere que el nuevo «programa de guardianes», que forma parte de una ley aprobada tras el ataque y que consiste en mantener personal armado en las escuelas, sea extendido de forma voluntaria a todos los empleados de la institución, incluidos los profesores. También sugiere que las aulas tengan lugares seguros donde no haya muebles ni obstáculos y en los cuales los estudiantes puedan esconderse sin que un atacante los vea a través de las ventanas o de las ventanillas de la puerta, informa AFP.