Investigado el padre de una niña con una enfermedad rara por presunta estafa

General

Investigado el padre de una niña con una enfermedad rara por presunta estafa
Foto: Facebook

Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación para averiguar si detrás de la recogida de 153.000 euros para curar a Nadia, una niña con tricotiodistrofia, una enfermedad rara, su padre Fernando Blanco pudiera haber incurrido en una estafa, al tiempo que un juez de La Seu d’Urgell ha acordado la inmovilización de las cuentas donde ha ido a parar el dinero recaudado. La medida ha sido adoptada después de que este fin de semana algunos medios pusieran en duda la veracidad de las historias contadas por el progenitor sobre los tratamientos médicos aplicados a su hija fuera de España durante su presencia en televisiones, en el marco de una nueva campaña para recaudar fondos a través de la Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia, que tuvo muy buena acogida. El progenitor de la niña de 11 años, ante el revuelo originado, ha anunciado que devolverá el dinero recaudado.

La historia de Nadia salió por primera vez en las televisiones en 2009 cuando los padres y la niña recorrieron los platós de programas de televisión de máxima audiencia para llamar la atención sobre la gravedad del estado de la menor y la necesidad de recaudar dinero para llevarla al extranjero y someterla a tratamientos que no se hacían en España. Se llevaron a cabo varias campañas desde entonces, hasta que la última, el pasado viernes, ha acabado destapando lo que podría ser un fraude. Entre sollozos en una conversación telefónica mantenida este lunes por el propio investigado con el programa de Espejo Público de Antena 3, ha pedido perdón y, entre otras cosas, ha admitido que nunca llevó a su hija a que la viera un destacado médico especialista en Estados Unidos, sino a un curandero.

«Entendemos a las personas que ahora desconfíen y quieran recupera sus donativos nos manden un mail (…) o en el apartado de mensajes privados de la página Asociación Nadia Nerea, con sus datos de la transferencia y daremos orden al banco para su devolución», ha publicado el padre de la joven en su página de Facebook.

El diario El País ha informado también que el padre de la niña fue condenado por la Audiencia Provincial de Palma “a cuatro años y diez meses de cárcel por estafar 120.000 euros a la empresa en la que había trabajado previamente. El fallo, de septiembre del año 2000, le condena por apropiación indebida a tres años y por falsedad documental a un año y diez meses”.