La Policía estadounidense investiga el parto de una mujer en estado vegetativo

Mundo ethos

La Policía estadounidense investiga el parto de una mujer en estado vegetativo
Foto: Martha Dominguez de Gouveia

La Policía de Phoenix, Arizona, y el Departamento de Servicios de Salud (ADHS) investigan un supuesto abuso sexual en un centro de enfermería después de que una paciente en estado vegetativo se quedara embarazada y diera a luz, según han informado medios locales.

El 29 de diciembre la mujer dio a luz a un niño sano, ante el asombro de los miembros del personal médico, que declararon que no tenían conocimiento del embarazo de la paciente.

La presunta víctima, cuya identidad no se ha dado a conocer, ha sido paciente en el centro de Hacienda HealthCare, en Phoenix, durante al menos una década, después de que un accidente la dejara en estado vegetativo.

Tras conocerse el caso, el ADHS ha comenzado una investigación en el lugar de los hechos para garantizar la salud y la seguridad de los pacientes y verificar que la instalación cumpla con las leyes y regulaciones estatales.

La paciente, que no puede comunicarse, requiere atención las 24 horas del día y varias personas tenían acceso a su habitación. La semana pasada, el centro de enfermería cambió el protocolo de atención a los pacientes y ahora no se le permite al personal masculino entrar en las habitaciones de pacientes que sean mujeres, salvo que vayan acompañados de una empleada del centro.

Por su parte, la portavoz de Hacienda HealthCare, Nancy Salmon, ha defendido que el centro “ha estado en el negocio durante más de 50 años y tiene una excelente reputación al brindar atención especializada de alta calidad” a sus pacientes.

Sin embargo, el alto ejecutivo de este centro Bill Timmons ha presentado su dimisión tras conocerse el embarazo y el parto de la paciente, según ha informado un portavoz de Hacienda Healthcare.

Por su parte, el Departamento de Seguridad Económica de Arizona ha dicho en un comunicado que han sido informados del caso y que se encuentran trabajando con el Departamento de Policía de Phoenix en la investigación en curso.

«Al escuchar estas acusaciones, inmediatamente enviamos un equipo para realizar controles de salud y seguridad a todos los miembros que residen en esta instalación de salud. Continuaremos trabajando para garantizar la seguridad de todos nuestros miembros», dice el comunicado.