La CIDH coloca ultimátum a México por el caso de los 43 estudiantes desaparecidos

Política y conflictos

La CIDH coloca ultimátum a México por el caso de los 43 estudiantes desaparecidos
Foto: CARLOS JASSO| Reuters

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elevó este viernes la presión a México para cerrar el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014, mientras familiares de las víctimas acusaron al gobierno de ofrecer «puras mentiras».

Más de dos años después de ser atacados por policías ligados al narcotráfico, se desconoce el paradero, vivos o muertos, de los estudiantes de la escuela de maestros de Ayotzinapa y ninguna persona ha sido condenada por su desaparición.

El comisionado Paulo Vannuchi exhortó a México a mostrar en este caso la misma diligencia que tuvo durante la recaptura del narcotraficante Joaquín «El Chapo» Guzmán, en la primera jornada de audiencias en la CIDH.

«Un Estado que ha mostrado la capacidad de accionar mecanismos de investigación, inteligencia y tecnología para aprehender al ‘Chapo’ Guzmán, es un Estado que puede ubicar los nombres de los asesinos», afirmó.

A su vez la relatora de la CIDH para México, Esmeralda de Troitiño, urgió al gobierno mexicano a no descartar el uso de cualquier tecnología disponible en la búsqueda de los estudiantes.

«Me parece importante por lo avanzado de esa tecnología (…) que nos permitiera la ubicación de las víctimas», apuntó durante una audiencia.

Las palabras de los comisionados mostraban la impaciencia de la Comisión por la investigación sobre el destino de los normalistas, un caso que concentra aún la indignación generalizada en México, ya devastado por asesinatos y desapariciones producto del combate al narcotráfico.

«Ayotzinapa es un caso simbólico»

Para el comisionado, México puede llegar a una conclusión definitiva del caso antes de septiembre próximo, cuando se cumplirían tres años de la desaparición de los jóvenes.

La CIDH debe obtener nueva información sobre el caso cuando visite México el 20 de abril en el marco del mecanismo de seguimiento a la investigación creado en julio pasado.

Pero los representantes del gobierno mexicano se mostraron reticentes a establecer plazos, rechazando la comparación con ‘El Chapo’ y explicando que con un centenar de sospechosos detenidos y la búsqueda de los jóvenes – presuntamente asesinados y enterrados en fosas-, este caso es mucho más complejo.