La Corte Penal Internacional, seriamente amenazada por el nacionalismo

General

La Corte Penal Internacional, seriamente amenazada por el nacionalismo
Foto: Mike Corder

El abandono por parte de varios países y las limitaciones en la financiación amenazan el futuro de este tribunal, según explica la abogada gambiana Fatou Bensouda, fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI). Un sentimiento de nacionalismo creciente se ha convertido en un problema para esta institución, que ya han abandonado tres estados africanos.

Además de los países que ya no forman parte de ella, Rusia ha eliminado su firma de los estatutos y Filipinas y Kenia se están planteando abiertamente dejar la CPI. A esto se suma que algunos miembros clave, como Reino Unido, han limitado los fondos destinados a su causa. Sin embargo, la amenaza más inmediata es la posibilidad de que Burundi, Sudáfrica y Gambia se retiren de esta corte. Todos ellos han emitido quejas alegando que las acusaciones de la CPI se centran excesivamente en el continente africano. Se están realizando esfuerzos para que Gambia dé marcha atrás en el proceso.

“Es una regresión para el continente que haya algunos estados africanos decidiendo retirarse de la CPI”, ha declarado Bensouda. El tribunal personifica los esfuerzos internacionales para procesar a aquellos que son responsables de genocidios, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, pero en 2017 se encontrarán con serios obstáculos que afectarán a su credibilidad, según fuentes internas.