La Covid-19 amenaza la paz mundial, que continúa en descenso debido a la brutalidad policial o la inestabilidad política

Por: Redaccion The Objective

Sociedad
La Covid-19 amenaza la paz mundial, que continúa en descenso debido a la brutalidad policial o la inestabilidad política
Foto: | Reuters

Las protestas civiles por las dificultades económicas, la brutalidad policial, o la inestabilidad política se han duplicado desde 2011, aumentando un 282% en la última década.Esto ha hecho que, en 2020,  la paz mundial se deteriore por novena vez en doce años, según el informe anual del Índice de Paz Global (IPG). Además, la crisis del coronavirus hará que el mundo se enfrente a mayores riesgos y a una crisis económica emergente que se prevé que sea la peor desde la Segunda Guerra.

Los datos: en total, 81 países mejoraron su pacifismo, mientras que 80 lo deterioraron. España este año aumenta una posición, pasando del puesto 39 al 38, dentro del ranking de los 163 países. Islandia sigue siendo el país más pacífico del mundo, posición que ocupa desde 2008.

Los países más pacíficos y más conflictivos del mundo. Y la posición de España

España este año aumenta una posición, pasando del puesto 39 al 38, dentro del ranking de los 163 países. Islandia sigue siendo el país más pacífico del mundo, posición que ocupa desde 2008. Se une en la parte superior del índice por Nueva Zelanda, Austria, Portugal y Dinamarca. Afganistán sigue siendo el país menos pacífico, una posición que ha ocupado durante dos años, seguida de Siria, Irak y Sudán del Sur.

La mayor mejora se produjo en la región de Rusia y Eurasia, que ha progresado en los indicadores de Conflictos continuos y Seguridad, con Armenia registrando la mayor mejora de cualquier país, aumentando 15 puestos hasta el 99. Sudamérica registró el mayor deterioro de la paz según los indicadores Militarización y Seguridad. Sin embargo, Oriente Medio y el Norte de África siguen siendo las regiones menos pacíficas. Benin experimentó el mayor deterioro de cualquier país del mundo, cayendo 34 posiciones.

 

La Covid-19 amenaza la paz mundial, que continúa en descenso debido a la brutalidad policial o la inestabilidad política 1

La Covid-19 amenaza la paz mundial, que continúa en descenso debido a la brutalidad policial o la inestabilidad política 2

El informe cubre el 99,7% de la población mundial, y utiliza 23 indicadores de calidad. Estos indicadores se agrupan en tres dominios principales: Conflictos continuos, Seguridad y Militarización.

Aumentan los disturbios, disminuyen militarización y terrorismo

Una tendencia clave en el informe de este año es el creciente nivel de disturbios civiles en todo el mundo. Al menos el 58% de los países del IPG experimentaron protestas violentas en 2019, en particular en Chile y Hong Kong. Esto refleja una tendencia a más largo plazo, con disturbios en todo el mundo aumentando en un 282% en la última década, mientras que las huelgas generales han aumentado en un 821%. Europa experimentó la mayor cantidad de protestas, disturbios y huelgas, sin embargo, sólo el 35% de los 1.600 en total se registraron como violentos; el porcentaje más bajo del mundo.

El informe identifica una mejora del 4,4% en la «militarización» desde 2008, con aumentos en la financiación para el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en 2019. El número de países importadores y exportadores de armas también ha caído a niveles no vistos desde 2009.

La cifra de muertos por terrorismo también sigue disminuyendo, con el total de muertes por terrorismo que se reducen a poco más de 8.000 en 2019, menos que las 33.555 en 2015. Del mismo modo, la tasa de homicidios ha continuado su década de mejora, ya que 57 países mejoran, mientras que 42 disminuyen. En El Salvador, el país con mayor número de homicidios por cada 100.000 personas, la tasa de homicidios disminuyó en un 25%. En general, el impacto económico de la violencia en 2019 cayó a 14.500 billones de dólares, es decir, el 10,6% del PIB mundial debido a menos muertes causadas por conflictos.

El impacto de la COVID-19

La investigación especial realizada por el IEP ha demostrado que el COVID-19 está impactando de forma negativa en todo el mundo, con las naciones estando cada vez más polarizadas en su capacidad de mantener la paz y la seguridad. Esto revela el potencial del virus para anular años de desarrollo socio-económico, exacerbar las crisis humanitarias y agravar e instar a conflictos y malestar.

El IEP identifica el impacto económico de las confinaciones como una amenaza importante para la paz. Las reducciones de la ayuda interna se espera que contraigan las economías de la OEDC, desestabilizando a los países frágiles y afectados por los conflictos. A pesar de ello, los países económicamente estables son testigos de una interrupción más fuerte, ya que los líderes están sobre una presión cada vez mayor en relación a la respuesta de la COVID-19, con Estados Unidos, Alemania y Francia experimentando ya protestas. El aumento de la inestabilidad política se espera que se produzca en Europa, con previsión de aumento de los levantamientos y huelgas generales.

En mitad de este conflicto creciente, las tensiones entre Estados Unidos y China y la fricción dentro de las organizaciones multilaterales, como la OMS, WTO y el Consejo de Seguridad de la ONU están aumentando.