La Fiscalía se querella contra Monasterio por falsedad documental en uno de sus 'lofts'

Sociedad

La Fiscalía se querella contra Monasterio por falsedad documental en uno de sus 'lofts'
Foto: Luca Piergiovanni| EFE

La Fiscalía de Madrid presentará una querella contra la portavoz de Vox en la Asamblea madrileña, Rocío Monasterio, en la que se le acusa de falsedad documental por la supuesta falsificación de un visado de obra del Colegio de Aparejadores de Madrid.

En contexto: en 2019, el diario El País desveló que Rocío Monasterio había fundado un estudio de arquitectura y firmado proyectos años antes de haber acabado la carrera y haberse colegiado. Más Madrid llevó el caso a los tribunales y esta querella es el resultado de la investigación que la Fiscalía madrileña ha llevado a cabo en el último año.  

Monasterio fundó en el 2000 un estudio con su propio nombre, Rocío Monasterio y Asociados, pero no obtuvo la titulación de Arquitectura ni se colegió en el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) hasta 2009.  En 2011 y 2016 tramitó licencias con un visado del Colegio de Aparejadores falsificado, pues era de 2005 y correspondía al proyecto de la reforma de un loft propiedad del presentador Arturo Valls visado por otra persona.

Todos los presuntos delitos ocurridos antes de 2016 habrían prescrito ya, pero no así el que habría cometido ese año (2016) al solicitar una licencia con una fotocopia del visado de 2005. De ese hilo ha tirado la Fiscalía para presentar la querella.

Tras conocer la presentación de la querella, Más Madrid ha subrayado que se trata de una «buena noticia» que confirma que los indicios de que se trató de una «práctica irregular» eran «claros», a pesar «de la falta de voluntad política de Comunidad y Ayuntamiento por estudiar el asunto y conocer la verdad». Ha confiado en que «se llegue hasta el final en la causa judicial y que desde el ámbito político también se asuman responsabilidades».

Será el Tribunal Superior de Justicia de Madrid quien lleve el caso, ya que Monasterio está aforada por su condición de diputada autonómica.

En el momento en que la denuncia salió a la luz, Monasterio aseguró no haber cometido ninguna irregularidad, aunque reconoció que no recuerda si en 2003 estaba colegiada. «En 20 años de carrera se firman muchos planos (…) En 2003 ahora mismo no me acuerdo cuándo era o cuándo no era (arquitecta), probablemente en esa época ya sí, porque en el 2000 ya estaba trabajando».