La Generalitat no denunció a un cura acusado de abusos al que sí apartó de la docencia

Mundo ethos

La Generalitat no denunció a un cura acusado de abusos al que sí apartó de la docencia
Foto: Andrew Medichini

El departamento de Educación no denunció ante la Policía ni la Fiscalía al cura Josep María Font, a quien expulsó de la escuela de Cabra del Camp, en Tarragona, donde impartía la asignatura de Religión, después de que los profesores avisaron de un comportamiento inapropiado del docente.

Font, que ha cesado este miércoles su actividad como párroco en varias localidades de Lleida debido a que su nombre aparece vinculado a investigaciones de abusos sexuales, fue apartado de la docencia por el departamento de Educación porque algunos profesores le sorprendieron con dos alumnas sentadas en su regazo.

El conseller de Educación, Josep Bargalló, ha reconocido que los servicios territoriales y su departamento, tras conocer las sospechas sobre el cura, no trasladaron estas informaciones a la Policía ni a la Fiscalía.

Ahora, se ha mostrado abierto a “revisar” los casos pasados, y ha asegurado que si observan “que alguien no ha actuado como era necesario, abriremos expediente”.

Tras reiterar su compromiso de «tolerancia cero» con los casos de abusos, Bargalló ha informado de que ha dado instrucciones precisas para que, «si se recibe una comunicación de la dirección de un centro alertando de que un profesor ha efectuado contactos físicos inapropiados o tiene indicios de ello, ha de comunicarlo a la Fiscalía y los Mossos d’Esquadra, incluso antes que al conseller».

Además, ha invitado a las familias a comunicar a la Conselleria de Educación los posibles casos de abusos sexuales, aunque ocurrieran en el pasado. “Si hay algún caso del pasado que no ha salido en los medios de comunicación y la persona agredida nos lo quiere hacer saber, nos lo puede comunicar directamente”, ha dicho el conseller en declaraciones a los periodistas. “Estamos al lado de los centros y de las familias y no dudaremos en los casos claros”.

“Lo peor que puede pasar con estos casos es ocultarlos”, ha afirmado Bargalló.