La revista Mongolia, condenada a pagar 40.000 euros a Ortega Cano por vulnerar su honor

Mundo ethos

La revista Mongolia, condenada a pagar 40.000 euros a Ortega Cano por vulnerar su honor
Foto: Juanjo Martin

Un juzgado de Alcobendas ha condenado a la revista Mongolia a pagar 40.000 euros al extorero José Ortega Cano por la caricatura que publicó con motivo del espectáculo celebrado en Cartagena el 12 de noviembre de 2016, ha informado la propia revista.

El juzgado ha considerado que la revista vulneró la imagen y el derecho al honor de Ortega Cano, por lo que debe pagar 40.000 euros en concepto de indemnización, más los intereses y las costas del procedimiento.

El extorero ha logrado de esta manera el dinero que reclamaba en la denuncia que interpuso contra el cartel satírico de Mongolia, en el que aparecía representado con el cuerpo de un extraterrestre acompañado de frases como “estamos tan agustito” o “Viernes de dolores… sábados de resaca”.

La sentencia señala que la imagen de Ortega Cano no se emplea “con una finalidad de crítica política o social, sino que la publicación utiliza la imagen para provocar exclusivamente la burla sobre su persona”. Además, considera que el hecho de que se publicase tras su reciente salida de la cárcel “acentúa la burla, humillación y ofensa a su imagen”.

“La sentencia será objeto de recurso de apelación, por considerar que no existe vulneración alguna del derecho a la propia imagen, y que debe prevalecer la libertad de expresión que ampara la publicación satírica”, ha anunciado Mongolia.

Para hacer frente a los gastos del juicio, la revista lanzó una campaña de crowfunding con la que recaudaron 23.700 euros. “Con este dinero solidario pudimos afrontar los costes del procedimiento, poner en marcha las recompensas (suscripciones, camisetas, etc.), pagar la comisión a verkami.com y contar con una pequeña caja de resistencia”, explica la publicación.

Ahora disponen de 10.000 euros de ese dinero, “una cifra totalmente insuficiente para poder afrontar la multa que se nos ha impuesto y que tendremos que consignar en el juzgado en los próximos meses para apelar”.

El procedimiento judicial comenzó en noviembre de 2016, cuando Ortega Cano denunció a la revista por vulnerar su honor. Durante el proceso, Edu Galán, Darío Adanti y Fernando Rapa, los responsables de Mongolia, anunciaron que no pedirían perdón porque eso supondría negar su propia identidad.

Ahora ven su futuro “muy amenazado”, pero aseguran que no se van a rendir y anuncian que en los próximos días prepararán varias acciones “con el objetivo de salvar la revista”.