Las víctimas de Henri Parot estallan: «Una sociedad sana no puede permitir que los terroristas sean reconocidos como héroes»

Por: The Objective

Sociedad
Las víctimas de Henri Parot estallan: «Una sociedad sana no puede permitir que los terroristas sean reconocidos como héroes»
Foto: | EFE

Es uno de los terroristas más sanguinarios de la historia de España, con más de 200 víctimas y 39 asesinatos, Henri Parot (63 años) fue condenado a casi 4.800 años de prisión. Ante el estupor de sus víctimas, el sábado iba a ser homenajeado en el municipio de Arrasate-Mondragón. Sin embargo, el acto ha sido desconvocado para «traslada la reivindicación en contra de la cadena perpetua a todas las plazas de Euskal Herria», informa Sare, el colectivo de apoyo a los presos de ETA, en un comunicado.

Reacción de la AVT: por su parte, la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), declaran a The Objective que no se trata de una desconvocatoria sino de «un cambio de nombre», ya que las concentraciones ahora tendrán lugar en las plazas de las ciudades de Euskadi y Navarra, según Sare, en contra de la «cadena perpetua» y a favor de la «convivencia y la resolución». Esto es, diferentes forma, mismo fondo.

Sare ha denunciado el intento de «criminalizar y desvirtuar esta movilización» tras la oleada de críticas realizadas por las asociaciones de víctimas que llegaron a solicitar sin éxito –ya que la Fiscalía rechazó prohibir el homenaje a Parot– la intervención del Gobierno vasco y de la Justicia para impedir el acto.

Este jueves, el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama rechazó prohibir la marcha al no existir en este momento datos para determinar si podría darse un delito de enaltecimiento del terrorismo.

«Sare no dejará nunca de defender y movilizarse por los derechos humanos de todas las personas y por tanto, también, de las personas privadas de libertad. Y más en concreto por los derechos que en un Estado que se dice democrático y de derecho corresponde a todos los ciudadanos, sin excepción», se lee en el escrito de Sare, que asegura valora «positivamente» los pasos que se han venido dando, «tras años de bloqueo, para poner fin a la política de alejamiento». «Hemos conseguido, entre todos y todas, ir abriendo camino, paso a paso, pero sin mirar atrás, para poner fin al régimen de excepcionalidad que continúan padeciendo los presos/as vascas y sus familias y que ven vulnerados sus derechos», sigue el comunicado.

Detenido en 1990 en Sevilla mientras transportaba 300 kilos de explosivos, Henri Parotpasó gran parte de su condena en Cádiz. A sus espaldas, atentados como el de la casa-cuartel de Zaragoza en 1987, que dejó once víctimas mortales, entre ellas cinco niños. Desde la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) señalan que «una sociedad sana no puede permitir que los terroristas sean reconocidos como héroes», y han puesto en marcha para el mismo sábado cuatro homenajes simultáneos en otros tantos puntos de España para contrarrestar los convocados por la izquierda abertzale.

Desde la Asociación Voces Contra el Terrorismo, también han informado que mantendrán su convocatoria en Mondragón el 18 de septiembre a las 12.00. «Los proetarras han cambiado las formas, mantienen el fondo que es el homenaje a Parot. Han pasado del acto de la mañana a otros actos por la tarde. VCT no se rinde ni se deja engañar, mañana en Mondragón», han tuiteado. 

Parot, dentro del comando Argala, compuesto en su mayoría por ciudadanos de nacionalidad francesa, cometió su primer asesinato el 2 de noviembre de 1978 en Irún, cuando él y Jean-Pierre Erremundeguy dispararon a bocajarro sobre el industrial José Legasa, que se había negado a pagar el impuesto revolucionario.

Este comando perpetró veintidós atentados en los que murieron asesinadas 39 personas y resultaron heridas más de doscientas, sobre todo militares y guardias civiles, incluyendo atentados como el asesinato del general Guillermo Quintana Lacaci, siendo el propio Parot el asesino material, acompañándole el también etarra Lasa Mitxelena como conductor del Renault 18 de color blanco en el que perpetraron dicho asesinato, o la voladura de la casa cuartel de Zaragoza el 11 de diciembre de 1987 .​