Los demócratas confirman a Joe Biden como su candidato en las elecciones presidenciales

Política y conflictos

Los demócratas confirman a Joe Biden como su candidato en las elecciones presidenciales
Foto: Democratic National Convention| Reuters

Los demócratas han confirmado este martes a Joe Biden como candidato a la presidencia de Estados Unidos, de cara a los comicios del próximo del 3 de noviembre, en una votación que ha transcurrido de manera telemática debido a la pandemia de coronavirus.

Lo más importante: en un resultado más que previsible, la candidatura del que fuera el vicepresidente de Barack Obama (2009-2017) ha sido oficializada con el apoyo de 3.558 delegados frente a los 1.151 que obtuvo su rival en las primarias, el senador izquierdista Bernie Sanders.

A lo largo de media hora, los compromisarios de 57 estados y territorios de EE.UU. han ido anunciando sus votos. Entre los representantes de Vermont, ha aparecido Sanders, con mascarilla, aunque no ha pronunciado ningún mensaje.

Sanders se retiró de la carrera electoral el pasado 8 de abril, con lo que el resultado de la votación de este martes no ha resultado ninguna sorpresa.

Al finalizar la ronda de votación, la convención conectaba en directo con la residencia de Biden en Delaware, donde aparecía junto a su esposa Jill, celebrando la confirmación.

«Gracias, muchas gracias desde el fondo de mi corazón», ha dicho Biden, quien ha agregado: «Nos vemos el jueves, gracias, gracias».

Está previsto que el próximo jueves Biden cierre los cuatro días de convención con su discurso de aceptación de la nominación demócrata a la Presidencia.

Poco después de la votación, el exvicepresidente ha lanzado un mensaje en su cuenta de Twitter: «Es el honor de mi vida aceptar la nominación del Partido Demócrata a presidente de EE.UU. de América».

Más allá de su confirmación, la segunda jornada del evento ha transcurrido igual de deslucida que la primera noche, debido al formato virtual adoptado por la pandemia, lejos de la fanfarria habitual de las convenciones.

Tras la apertura del lunes, que contó con las intervenciones de Sanders y de la ex primera dama Michelle Obama, la convención ha contado este martes con los expresidentes Jimmy Carter (1977-1981) y Bill Clinton (1993-2001); con la estrella emergente del partido, la congresista Alexandria Ocasio-Cortez; y con la aparición inesperada del exsecretario de Estado republicano Colin Powell.

Clinton ha sido uno de los más duros al referirse a Trump. «En un momento como el actual, el Despacho Oval debería ser el centro de mando. En su lugar, es un centro de tormentas. Solo hay caos. Solo una cosa no cambia -su determinación para negar responsabilidad y eludir la culpa», ha subrayado Clinton en un video desde su casa de Chappaqua, en Nueva York.

El partido ha contado con Clinton, que el miércoles cumple 74 años, pese a que su influencia se ha ido desvaneciendo en la era #MeToo debido a las alegaciones contra él por abusos sexuales durante los años que estuvo en activo.

Frente a la veteranía de los expresidentes, Ocasio-Cortez ha utilizado su discurso para defender las ideas del ala más progresista del partido, que representa Sanders.

La legisladora por Nueva York ha aprovechado el minuto que le han concedido para declararse «en fidelidad y gratitud a un movimiento popular de masas que trabaja para instaurar los derechos sociales, económicos y humanos del siglo XXI, incluida la atención médica garantizada, educación superior, salarios dignos y derechos laborales para todos».

«Un movimiento que se da cuenta de la brutalidad insostenible de una economía que recompensa las explosivas desigualdades de riqueza para unos pocos a expensas de la estabilidad a largo plazo para muchos», ha dicho.

Desde el bando republicano ha acudido Powell en respaldo de Biden, quien ha subrayado que este será un presidente al que los estadounidenses «estarán orgullosos de saludar» y plantará cara a sus «adversarios».

«Con él en la Casa Blanca, confiaremos en nuestros diplomáticos y comunidad de inteligencia, no en la adulación de dictadores y déspotas», ha asegurado el general de cuatro estrellas retirado.

En ese sentido, Powell no ha evitado cargar contra Trump: «Hoy somos un país dividido, y tenemos un presidente haciendo todo en su mano para que sea y siga siendo así. Qué diferente sería si tuviéramos un presidente que nos una, que restaure nuestra fuerza y nuestra alma», ha sostenido.

Powell no es el primer republicano que muestra públicamente su apoyo a Biden en la convención, ya que el lunes el exgobernador de Ohio John Kasich también pidió el respaldo para el demócrata.

La noche la ha cerrado Jill Biden, quien al más puro estilo de «primera dama» al uso, ha destacado el «amor» y la «compasión» de su marido para unir a un EE.UU: dividido por el Gobierno de Donald Trump.

«¿Cómo unes a una familia rota? De la misma manera que unes a una nación. Con amor y comprensión, y con pequeños actos de compasión. Con valentía. Con fe inquebrantable», ha dicho Jill Biden, que ha clausurado la segunda noche de la Convención. «Las cargas que llevamos son pesadas y necesitamos a alguien con hombros fuertes. Sé que si le confiamos esta nación a Joe, él hará por sus familias lo que hizo por la nuestra: unirnos y sanarnos».

Minutos después del discurso de Jill Biden, el protagonista en la sombra de la convención, Donald Trump, retuiteaba un mensaje de un periodista del medio conservador National Pulse con imágenes de los Biden.

«¿Sabe qué esta pasando?», se preguntaba en el tuit Raheem Kassam, editor jefe de National Pulse, en referencia a Joe Biden. El montaje incluye imágenes de los Biden poco después de que supieran que los delegados habían confirmado su candidatura, y otra del exvicepresidente que aparece ralentizada con el ruido de grillos de fondo.