Los deportistas no podrán publicitar el juego: así es el decreto que Consumo presenta a la Comisión Europea

Sociedad

Los deportistas no podrán publicitar el juego: así es el decreto que Consumo presenta a la Comisión Europea
Foto: Julio Muñoz| EFE

Los deportistas no podrán patrocinar actividades relacionadas con el juego en estadios, instalaciones o recintos deportivos de cualquier tipo y tampoco podrán hacer eco de ellas en camisetas o equipaciones deportivas, según el borrador de Comunicaciones Comerciales de las actividades del juego que el Ministerio de Consumo presenta este jueves a la Comisión Europea.

En contexto: en febrero, el ministerio dirigido por Alberto Garzón presentó un borrador de este decreto, que ahora ha sido modificado tras la preocupación mostrada por los grupos parlamentarios y por la sociedad civil por los riesgos que implica la sobreexposición a la publicidad de apuestas y juegos de azar. 

En la nueva versión del borrador de Consumo destacan estas nuevas medidas:

– Los anuncios de apuestas en radio, TV y plataformas de intercambio de vídeo únicamente podrán emitirse entre la 01.00 y las 05:00 horas.

– Se prohíben las promociones de captación de clientes (bonos de bienvenida) cualesquiera que fueran las condiciones de la promoción.

– No será admisible el patrocinio en camisetas o equipaciones deportivas.

– Se recuerda, además, que la publicidad de los operadores de juego no podrá ir dirigida directa o indirectamente a las personas menores de edad ni podrán ser destinadas a la persuasión o incitación al juego de este colectivo.

– La publicidad deberá incluir la advertencia de que las personas menores de edad no podrán participar en actividades de juego.

– Los contratos de patrocinio en los que participen operadores de juego suscritos antes de la aprobación del real decreto se adaptarán a lo previsto en él en el plazo de tres meses desde su entrada en vigor.

– Las entidades que publiciten a operadores de juego en redes sociales con perfil de usuario sólo podrán hacerlo en aquellas que dispongan de mecanismos para evitar que esas comunicaciones se dirijan a menores de edad.