Los Mossos d'Esquadra sancionan a un agente por negarse a vetar el castellano

General

Los Mossos d'Esquadra sancionan a un agente por negarse a vetar el castellano
Foto: Manu Fernandez

Los Mossos d’Esquadra han impuesto una sanción de 16 días de empleo y sueldo al agente que se negó a obedecer la orden de su superior de emplear el catalán en todos los formularios. El agente ha señalado que la instrucción interna de su superior supone un veto parcial al castellano y ha interpuesto una alegación.

El afectado ha reivindicado que la orden dictada en 2009 sobre el uso de idiomas en los atestados policiales por el jefe de la Oficina de Atención al Ciudadano de Sant Andreu de Barcelona es “ilegal”, ya que «en ningún caso la obediencia debida podrá amparar órdenes que entrañen la ejecución de actos que manifiestamente constituyan delito o sean contrarios a la Constitución o a las leyes», como ratifica su escrito de alegaciones.

La División de Asuntos Internos (DAI) de los Mossos ha concluido que el agente no mantuvo “la consideración oportuna” a su superior, pero reconoce que las discrepancias con el mismo eran “plenamente legítimas” respecto a la orden. Sin embargo, la DAI remarca que “esta circunstancia no justifica en ningún caso que por esta controversia hubiese menospreciado la consideración debida a su mando”.

La orden desobedecida por el agente establecía que los atestados, a excepción de los casos de extradición o las ampliatorias instruidas fuera de Cataluña, debían hacerse “siempre en catalán”. En caso de que el denunciante hablara en castellano, los agentes tendrían que transcribir sus declaraciones en ese idioma, excepto el encabezamiento de las diligencias, que tenía que ser en catalán.

El agente exigió al sargento de manera desafiante que repitiera la orden en presencia de testigos para elaborar notas informativas, según la DAI. Este se vio obligado a desobedecer una orden y ser él quien defendiese los intereses de los ciudadanos y denunciados, según el recurso de defensa del agente.

En el escrito, el mosso expone que el uso del catalán “puede ser normal y habitual, incluso preferente” en las instituciones públicas catalanas, pero no debe ser excluyente con el castellano, como ocurre con el comunicado interno escrito por el sargento jefe en 2009.

Por último, el mosso sancionado ha pedido que se archive el expediente porque cree que “no hay falta de ningún tipo”. Ha señalado que sus actos no se pueden considerar como falta de respeto como esgrime la DAI, sino como un “intercambio de opiniones diferentes”.