Más de 30 millones de estadounidenses han perdido su empleo desde el inicio de la crisis sanitaria

Economía y capital

Más de 30 millones de estadounidenses han perdido su empleo desde el inicio de la crisis sanitaria
Foto: Andrew Kelly| Reuters

Más de 3,8 millones de personas en Estados Unidos solicitaron la semana pasada las prestaciones del subsidio por desempleo, con lo cual suman 30 millones quienes lo han hecho en seis semanas, a raíz de la crisis por la pandemia del coronavirus.

El incremento sin precedentes de despidos ha llevado a los analistas a calcular que el índice de desempleo, que estaba en el 3,5 % en febrero, superará el 15 % de la fuerza laboral, muy por encima del 10 % cuando en octubre de 2009 el país iba recuperándose de la Gran Recesión, y el nivel más alto desde la Gran Depresión en la década de 1930.

Además, el dato acerca del subsidio por desempleo no da una imagen completa de la situación en el mercado laboral ya que no cubre a millones de personas que son «trabajadores independientes» u operan su propio negocio. Tampoco incluye a quienes, por lo arcaico de la burocracia, no han podido completar la solicitud

El PIB estadounidense se contrajo un 4,8 % en el primer trimestre del año cuando empezó a sentirse el impacto de la COVID-19. El gasto de los hogares, que en Estados Unidos equivale a casi dos tercios del PIB, disminuyó en marzo un 7,5 %, la mayor caída desde que se inició este indicador en 1959, según un informe del Departamento de Comercio.

En este contexto, se aviva cada vez más el debate sobre la necesidad de mantener las normas de «distanciamiento social» que paralizan las actividades con el fin de combatir la pandemia, o la conveniencia de reabrir gradualmente los negocios para evitar un daño aún mayor a la economía.