Más de 40.000 civiles salieron el jueves de Guta Oriental

Mundo ethos

Más de 40.000 civiles salieron el jueves de Guta Oriental

Ejército sirio ha conminado a los habitantes de Guta Oriental a abandonar el enclave. «Más de 40.000 civiles» usaron este jueves los espacios «abiertos por el ejército sirio en coordinación con sus aliados rusos» par salir de allí, ha dicho el embajador sirio ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Bashar Jaafari, en el Consejo de Seguridad. «Se dirigieron a los centros instalados por el gobierno sirio y la Cruz Roja árabe siria, refugios temporales equipados de todo el material necesario para hacerse cargo de ellos», ha añadido. El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) ha cifrado en 20.000 los habitantes salieron.

La situación es cada vez más complicada. Este viernes han muerto al menos 57 civiles en los bombardeos contra las zonas rebeldes. Las fuerzas del régimen recuperaron más del 70% de este último enclave rebelde objeto de una ofensiva desde el 18 de febrero. En total, en casi un mes de bombardeos, 1.260 civiles han fallecido y miles han resultado heridos, según informa el OSDH.

Pese a las condenas y llamados a un cese al fuego por parte de los países occidentales, el régimen, reforzado militarmente por Moscú, continúa su operación en este país arrasado tras siete años de una guerra que ha dejado más de 350.000 muertos. 

Además, este viernes en Guta Oriental, al menos 57 habitantes murieron en los bombardeos que golpearon a las localidades de Saqba y Kfar Batna, según el último balance de la OSDH que atribuyó estos ataques a la aviación rusa. Ante el avance de las tropas sirias en las localidades del sur del enclave, cientos de civiles continuaron huyendo sin otra opción que trasladándose a sectores bajo control del régimen a pesar de los temores de sufrir represalias. La televisión estatal siria mostró hombres vestidos con keffiyeh, mujeres cubiertas con abrigos y con velos, algunos con niños pequeños, llegando a un sector gubernamental.

En otro frente de esta guerra compleja, 22 civiles murieron en Afrin en bombardeos del ejército turco que busca expulsar de la región a la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG) que Ankara califica de «terrorista».