«Me van a matar»: George Floyd dijo que no podía respirar más de 20 veces

Sociedad

«Me van a matar»: George Floyd dijo que no podía respirar más de 20 veces
Foto: CARLO ALLEGRI| Reuters

George Floyd, el hombre negro que murió a manos de un policía blanco durante su arresto por supuestamente intentar pagar con un billete de 20 dólares falso, repitió más de 20 veces que no podía respirar y advirtió a los policías que lo detuvieron de que iban a «matarlo», justo antes de morir asfixiado, según muestran las transcripciones de las grabaciones de las cámaras que llevaban los agentes.

En contexto: en un vídeo del arresto de Floyd grabado por un transeúnte que se viralizó en las redes sociales, se escucha como dice «no puedo respirar», una frase que se convirtió en el lema de las protestas contra el racismo y el abuso policial que se desataron primero en Estados Unidos, y luego en el resto del mundo, por su violenta muerte.

Ahora, las grabaciones de las cámaras que llevaban encima los policías han revelado nuevos detalles sobre lo ocurrido.

Durante el arresto, Floyd, de 46 años, suplicó a los agentes que no lo metieran en el vehículo policial porque era claustrofóbico y tenía problemas físicos, según la transcripción de esas grabaciones presentada por uno de los agentes implicados en un tribunal de Minnesota.

Luego dijo: «Mamá, te quiero. Dile a mis hijos que los quiero. Estoy muerto», antes de repetir más de 20 veces «no puedo respirar».

Los policías le pidieron que se calmara y cuando Floyd dijo que lo iban a matar, Dereck Chauvin, inculpado de asesinato por haber clavado su rodilla en el cuello de la víctima, le contestó: «Entonces deja de hablar, deja de gritar, se necesita mucho oxígeno para hablar».

Las últimas palabras de la víctima fueron: «Me van a matar. Me van a matar. No puedo respirar».

La transcripción ha sido presentada por el policía Thomas Lane para convencer al juez de desestimar los cargos de complicidad de asesinato presentados contra él. Los dos policías que participaron en el arresto de Floyd, Alexander Kueng y Tou Thao, fueron acusados del mismo delito.

Los cuatro agentes fueron despedidos un día después de la muerte de Floyd. Todos podrían ser condenados a hasta 40 años de cárcel.