Muere tras prenderse fuego una activista iraní que intentó entrar en un estadio de fútbol masculino

Mundo ethos

Muere tras prenderse fuego una activista iraní que intentó entrar en un estadio de fútbol masculino
Foto: Osama Faisal

La activista iraní Sahar Jodayari se prendió fuego frente al Tribunal Revolucionario el pasado 1 de septiembre en protesta por su arresto y la posible condena a la que se enfrentaba tras intentar acceder a un partido de fútbol masculino, algo prohibido en Irán. Tras varios días ingresada en un hospital en Teherán, Jodayari, finalmente ha sucumbido a las quemaduras de tercer grado en el 90% de su cuerpo y ha acabado falleciendo.

Jodayari fue detenida el 12 de marzo de 2019, cuando intentó entrar en el estadio Azadi para ver el partido de fútbol entre el Esteghal, uno de los principales equipos iraníes, y el Al Ain de Emiratos Árabes Unidos. Su acto supuso un nuevo intento de protesta con el que un grupo de activistas busca burlar la seguridad de los estadios, disfrazándose de hombres, para disfrutar de su afición y exigir acceso para ellas.

La joven, de 29 años, había permanecido tres días en la prisión de Garchak tras ser arrestada y logró ser excarcelada tras pagar una fianza y esperó seis meses para su juicio, según han asegurado sus familiares al medio iraní Rokna. Sus parientes también han señalado que Jodayari sufría un trastorno bipolar severo que, creen, pudo exacerbarse durante su estancia en prisión.

El 1 de septiembre acudió a la corte para recoger su teléfono móvil, informarse sobre su caso y acudir a la primera sesión de su juicio, sin embargo, el magistrado estaba de baja y el juicio fue pospuesto. No obstante, durante su estancia en el tribunal, Jodayari pudo saber que se enfrentaba a una pena de entre seis meses a dos años de cárcel, según BBC, por los cargos de «dañar la decencia pública» e «insulto a la autoridad» por no llevar velo durante los procedimientos, según informa Rokna, citando un alto funcionario como fuente.

Jodayari salió entonces gritando de la corte, se roció de gasolina y se prendió fuego. Su acto causó revuelo en las redes sociales y motivó que dos estrellas futbolísticas locales se posicionasen a su favor. Entre ellos, Masoud Shojaei, ex jugador del Osasuna y capitán del equipo de fútbol masculino de Irán, que dijo en Instagram que la prohibición está «enraizada en pensamientos anticuados y dignos de vergüenza que las generaciones futuras no entenderán».

A las mujeres en Irán se les ha impedido ir a los estadios para ver eventos deportivos masculinos desde 1981. Una prohibición que se levantó temporalmente el año pasado para permitir que las mujeres vieran la transmisión de la Copa del Mundo en un estadio en Teherán.

La FIFA, organismo rector del fútbol, ​​fijó el 31 de agosto como fecha límite para que Irán permitiera el ingreso de mujeres a los estadios, algo que el país aún no ha garantizado.