Netanyahu promete la anexión del valle del Jordán ocupado si es reelegido

Futuro

Netanyahu promete la anexión del valle del Jordán ocupado si es reelegido
Foto: MENAHEM KAHANA

El primer ministro en funciones de Israel, Benjamín Netanyahu, ha prometido este martes la anexión del valle del Jordán, que forma parte de la Cisjordania ocupada, si es reelegido en las elecciones que se celebran la próxima semana. «Un lugar al que se le puede aplicar la soberanía israelí inmediatamente después de las elecciones es el valle del Jordán», ha dicho Netanyahu en una rueda de prensa organizada por su partido, el derechista Likud, que adelantó que se haría un «anuncio impactante».

El jefe de Gobierno ha asegurado que el plan de paz con los palestinos que prepara Estados Unidos se presentará días después de los comicios del 17 de septiembre. Ha pedido al electorado israelí su apoyo para liderar unas negociaciones en las que buscará anexionar asentamientos judíos de la Cisjordania ocupada.

Netanyahu ha hecho estas declaraciones en un discurso en hebreo interpretado como parte de su campaña, a siete días de la cita electoral, en el que se ha referido al denominado Acuerdo del Siglo, de la Administración estadounidense de Donald Trump, «como una oportunidad histórica». Ha hecho referencia a su experiencia política y ha pedido un «claro mandato», emanado de las urnas, para aplicar la soberanía israelí a los asentamientos judíos del territorio palestino, «con la máxima cooperación de Estados Unidos».

«Por respeto al presidente Trump y por una gran fe en nuestra amistad, esperaré con la aplicación de la soberanía hasta la presentación del plan político del presidente», ha señalado y ha apelado a su liderazgo frente a su rival electoral Beni Gantz, de la coalición centrista Azul y Blanco.

Sin embargo, Netanyahu ha subrayado que ha llevado a cabo importantes «esfuerzos diplomáticos» para poder anunciar que la zona del valle del Jordán y el norte del mar Muerto sí podrían ser inmediatamente anexionadas como parte de las «fronteras orientales del Estado de Israel», que linda con Jordania. Antes incluso de la comparecencia, el Consejo Regional de asentamientos del valle del Jordán ha agradecido el gesto político de Netanyahu, lo que ha dejado ver que tenían conocimiento previo del anuncio.

«Destructor del proceso de paz»

El primer ministro palestino, Mohamed Shtayeh, ha acusado a Netanyahu de ser «un destructor del proceso de paz» y ha advertido de que esta política «le traerá más votos a corto plazo», pero que «él e Israel serán los perdedores a largo plazo».

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha calificado de «manifiestamente ilegal» el plan del mandatario israelí, que «se suma a la larga historia de violaciones del derecho internacional por parte de Israel», y ha llamado a la comunidad internacional a actuar «para evitar que Netanyahu y sus aliados entierren las perspectivas de paz».

Por su parte, la ONG israelí Shalom Ajshav (Paz Ahora), contraria a la ocupación de los territorios palestinos y favorable a la solución de dos Estados, ha considerado que «la anexión unilateral del valle del Jordán o cualquier otra parte de Cisjordania es políticamente mala para Israel en términos de seguridad e internacionalmente».

«No hemos tenido este tipo de oportunidad desde la Guerra de los Seis Días (1967) y es posible que no haya otra oportunidad en otros cincuenta años», ha declarado Netanyahu sobre el comienzo de la ocupación de Cisjordania junto a un mapa del territorio palestino. Para la comunidad internacional, las colonias judías en territorio ocupado no tienen base legal y constituyen una violación del derecho internacional y un obstáculo para una paz justa y duradera, informa Efe.