Nueva Zelanda impone restricciones de nuevo en Auckland tras los primeros casos de COVID-19 en 102 días

Sociedad

Nueva Zelanda impone restricciones de nuevo en Auckland tras los primeros casos de COVID-19 en 102 días
Foto: Loren Elliott| Reuters

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha anunciado este martes que el país ha registrado sus primeras infecciones comunitarias transmitidas localmente en 102 días, cuatro casos en la misma familia en la ciudad de Auckland, entre ellos un menor. Por este motivo, ha impuesto de nuevo restricciones en la ciudad y ha pedido a los ciudadanos que no salgan de casa.

Por qué te lo contamos: esta noticia llega dos días después de que el país cumpliera 100 días sin contagios locales de coronavirus y con solo 23 personas infectadas en el archipiélago. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera ejemplar la forma de gestionar la pandemia en Nueva Zelanda, donde la enfermedad ha provocado 22 muertes y 1.219 contagios. 

«Después de 102 días, tenemos nuestros primeros casos de COVID-19 fuera de las instalaciones de aislamiento o cuarentena. Si bien todos hemos trabajado increíblemente duro para prevenir este escenario, también lo hemos planeado y preparado», ha dicho Ardern en una rueda de prensa.

La primera ministra ha explicado que la fuente de transmisión de la COVID-19 es desconocida, ya que los nuevos pacientes no tienen ni historial de viaje ni han estado en contacto directo con ningún otro enfermo.

«Pedimos a la gente de Auckland que se quede en casa para frenar la propagación», ha dicho, y ha explicado que la ciudad se encuentra en cuarentena, lo que implica que no puede haber reuniones de más de 10 personas, se cierran las escuelas y es obligatorio llevar mascarilla en los lugares donde no se pueda mantener distancia social.

Por su parte, Phil Goff, el alcalde de la ciudad más poblada del país– con 1,7 millones de habitantes- ha dicho que entiende que «nadie quería volver al confinamiento, pero siempre supimos que era una posibilidad real», y ha admitido que entiende que la gente esté un poco «asustada», «enfadada» y «confundida».

El gobierno de Nueva Zelanda impuso a finales de marzo una de las cuarentenas más estrictas del mundo por la pandemia de la COVID-19, lo que le permitió retornar a la práctica normalidad el 9 de junio tras considerar que había conseguido eliminar al virus.

El anuncio de los nuevos casos se produce en medio de una campaña electoral que comenzó el pasado sábado para unas elecciones generales que se celebrarán el 17 de septiembre y que estarán marcadas por las medidas de seguridad por la pandemia.

Una de las principales bazas de la primera ministra, que asumió el cargo en octubre de 2017 y gobierna en coalición con los partidos New Zealand First y el Partido Verde, ha su sido su hasta ahora exitosa gestión de la crisis de la COVID-19 en su país, con cierre de total de fronteras y estrictas medidas de contención.